El sinsentido del boicot

El castigo a firmas catalanas acaba perjudicando también a empresas de otras regiones. Compañías de toda España proveen de materia prima al sector alimentario catalán.