Dos hermanos viticultores conjugan tradición e innovación en su nuevo vino.

Han cumplido las bodas de plata haciendo aquello que mejor saben hacer, cuidar de sus viñedos. 25 años controlando, seleccionando y supervisando sus viñas, tal y como aprendieron de su padre, al que le deben su pasión por el campo. Ellos son los hermanos Pablo y Carlos González López, naturales de Mucientes y que acaban de lanzarse de lleno a una nueva aventura empresarial, elaborar su propio vino con su última cosecha.