El índice de precios de consumo termina el año en su nivel más elevado desde agosto de 2013. A pesar del repunte del IPC de diciembre, el indicador lleva 41 meses sin rebasar el 2%.