Antonio Fumanal,
maestro cervecero
de Ambar, se inspira
en los aromas de su
Somontano natal
para crear la cerveza
más divertida del
mercado.