Los consumidores españoles mostraron el mes pasado una mejor percepción de la situación económica, lo que llevó al ICC a los 100,7 puntos, nivel máximo registrado en 2016.