Vuelve la gripe aviar. O, al menos, la preocupación por la extensión de una amenaza que nunca se fue del todo. Ayer, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró estar en «alerta máxima» ante la rápida propagación de brotes de gripe aviar, con casos reportados en cerca de cuarenta países desde el pasado septiembre. «Pido a los países que vigilen atentamente los focos de gripe aviar en aves y los casos humanos que puedan estar relacionados con ellos», dijo la directora general de la OMS, Margaret Chan.