Guía para un reparto a domicilio seguro para todos

En el contexto de confinamiento actual, el envío a domicilio se ha convertido en un servicio imprescindible. Por ello, restaurantes y plataformas de entrega a domicilio han elaborado una «Guía para un reparto a domicilio seguro para todos», con todas las buenas prácticas para garantizar la seguridad de repartidores, consumidores y trabajadores de restaurantes.

 

Efectos del Covid-19: 181.000 empleos menos en la hostelería desde que comenzó la crisis

El impacto del Covid-19 en la hostelería española se traduce en cerca de 181.000 empleos menos desde que se iniciara la crisis, aunque la patronal advierte de que estas cifras son «sólo un pequeño reflejo» de la caída de empleo que se registrará a partir de abril, puesto que la dificultad de acceso a los Ertes ha hecho que no se hayan podido activar para muchos establecimientos.

 

Selección Semanal 4 de Abril – EFECTOS MEDIDAS RESTRICTIVAS: La Cadena Alimentaria y Gran Consumo pide al Gobierno que estudie “minuciosamente” cualquier medida adicional

La cadena alimentaria y del gran consumo, representadas en Aces, Aecoc, Anged, Asedas, Cooperativas Agro-alimentarias de España y FIAB, ha pedido al Gobierno que estudie “minuciosamente” cualquier posible medida adicional de contención durante el estado de alarma que pueda poner en riesgo el desarrollo de sus actividades.

De esta forma, las asociaciones han destacado en un comunicado conjunto el esfuerzo de las compañías y de sus más de 2,6 millones de trabajadores para garantizar el abastecimiento de alimentos para la población, contribuyendo así al bienestar social en esta crisis sanitaria.

Además, recuerdan que la “excelente respuesta conjunta” dada por el sector primario, la industria alimentaria, el transporte y la distribución ha permitido atender de manera eficaz las demandas de la población en este “momento de excepcionalidad”, en el que puntualmente se han producido cambios de hábitos de los consumidores provocados por el miedo y la incertidumbre.

De esta forma, el estado de alarma ha confirmado el carácter “estratégico” del conjunto de la cadena de valor del sector alimentario y del gran consumo y, por ello, las organizaciones que la representan consideran clave que el Gobierno estudie “minuciosamente” cualquier posible medida adicional de contención que pueda poner en riesgo el buen desarrollo de sus actividades.

Las organizaciones destacan que las empresas “trabajan a contrarreloj” para implementar o ampliar las medidas de protección necesarias para preservar la seguridad, tanto de sus clientes como de sus empleados.

Con ese fin, solicitan al Gobierno que ayude a poder garantizar el suministro o abastecimiento de EPI’s a productores, cooperativas, industria, transportistas, empresas y personal de limpieza y puntos de distribución al consumidor.

También consideran “sumamente importante” que se permita la movilidad de los trabajadores a los centros de producción -adaptando la normativa general a especificaciones por subsectores de la industria, productores y distribución-, que se garantice y proteja la libre circulación de materia prima y de producto acabado a lo largo de toda la cadena y que se asegure la movilidad en las fronteras, tanto de bienes importados como exportados, por los diferentes eslabones de la cadena de suministro.

Así, recuerdan que, en el caso del sector primario, se enfrentan, a la falta de mano de obra en las explotaciones, ya que el cierre de las fronteras a trabajadores extranjeros está afectando a la recogida de algunas producciones.

En este contexto, hay que destacar el importante papel que todos los eslabones de la cadena -sector primario, industria, logística y transporte y distribución- están desempeñando para abastecer en todo momento a los consumidores con variedad de alimentos seguros y de calidad.

Además, con las dificultades propias de la situación, todos están trabajando para cumplir todas las recomendaciones de las autoridades sanitarias y mantener su actividad tratando de solventar el impacto económico generado por el paro de clientes estratégicos como la hostelería.

PIDEN MEDIDAS ADICIONALES PARA HOSTELERÍA Y COMERCIO NO ALIMENTARIO

Las asociaciones del sector insisten en la “dureza” de las medidas impuestas y recordar que mantener la cadena de abastecimiento de productos y servicios sanitarios, así como de alimentación y productos de primera necesidad, requiere de una estrecha colaboración con otras industrias auxiliares que ofrecen servicios imprescindibles para los sectores estratégicos como las de envases y embalajes -cajas, latas de bebidas y conservas-, materias primas, cadena del frío…

De esta forma, las asociaciones destacan que es “imprescindible” que las propuestas gubernamentales estén orientadas a garantizar a las compañías la liquidez necesaria para que puedan afrontar previsibles desfases entre pagos y cobros, ya que consideran que asegurar la liquidez es “indispensable” para preservar la viabilidad de un gran número de empresas.

Por ello, consideran que todos los esfuerzos deben ir encaminados en esa dirección, como medida principal para conseguir hacer de ésta una crisis temporal, con el menor impacto posible en la actividad y en el empleo.

Las organizaciones del sector recuerdan al Gobierno que van a ser necesarias medidas adicionales para ayudar a las empresas, en especial en los sectores más afectados por las medidas de excepcionalidad impuestas como la hostelería, que representa el 6,2% del PIB nacional, o el comercio no alimentario.

Fuente: ABC, Europa Press, Expansión, 2 de Abril de 2020

 

Selección Semanal 4 de Abril – El Gobierno convierte en permanente el veto a las inversiones extranjeras

 

  • Los inversores no comunitarios deberán pedir autorización al Gobierno. El Ejecutivo se basa en un reglamento europeo

 

El Gobierno finiquita, de facto, el régimen liberalizador que mandaba sobre la economía española desde 1999. Entre el último paquete de medidas para paliar las consecuencias económicas de la peste coronavírica, el Ejecutivo afinó el mecanismo para blindar a las empresas españolas del ataque de inversores extranjeros que quieran aprovechar la crisis para adquirirlas a precio de ganga. Lo que parecía una medida muy excepcional se ha convertido con el nuevo texto en la nueva normalidad de las empresas españolas. La medida se extenderá más allá del estado de alarma. 

Se quedará para siempre.

La primera redacción de esta norma establecía, de forma genérica, que cualquier inversor de fuera de la UE que quisiese comprar más de un 10% de una sociedad española debía obtener un salvoconducto del Gobierno. “La suspensión prevista en este artículo regirá hasta que se dicte acuerdo del Consejo de Ministros por el que se determine su levantamiento”, dictaba el texto. Una coletilla que ha desaparecido del real decreto aprobado el martes. El efecto del blindaje “pasa a ser permanente”, confirma un portavoz del Ministerio de Economía.

“Si esto fuera así, el legislador de urgencia estaría haciendo algo más que salir al paso de una situación excepcional mediante medidas que, siempre que tengan una duración limitada, pueden considerarse razonables y justificadas. Estaría alterando de manera sustancial, con vocación de permanencia, el régimen de las inversiones en España realizadas por residentes en terceros Estados”, indican Félix Plasencia Sánchez, socio responsable del Área Legal de EY Abogados, y Luis Ques Mena, socio del Área Legal de EY Abogados.

Desaparece así libertad total de las inversiones extranjeras en España, si bien no la de la de empresas españolas en el exterior. El conocimiento de las inversiones exteriores se posibilitaba, con carácter general, a través de un mecanismo de declaración ex post de operaciones. Hasta hace dos semanas, los inversores extranjeros podrían invertir libremente en las empresas españolas, cotizadas o no, y solo debían notificarlo a la Dirección General de Comercio Internacional e Inversiones de la Secretaría de Estado de Comercio una vez efectuada la operación. Ahora la aprobación será previa.

Papel de Europa

Esa libertad económica fue consagrada en la legislación española en 1999, con el real decreto sobre inversiones extranjeras. Este, a su vez, es el resultado de una trasposición de una directiva comunitaria que no solo prohíbe las restricciones a los movimientos de capitales y a los pagos entre estados miembros, sino también entre estos y terceros países. En 2003, se afinó la norma, pero únicamente se pueden someter las inversiones extranjeras de terceros estados a autorización en garantía de las cláusulas de salvaguardia y medidas excepcionales adoptadas en el marco de la Unión Europea o de organismos internacionales de los que España fuese parte

La novedad es que el 19 de marzo se aprobó un reglamento que abría la puerta a que Europa controlase las inversiones extranjeras directas en empresas del Viejo Continente. Daba la posibilidad de que los estados estableciesen mecanismos de control en casos extremos, “por motivos de seguridad o de orden público”. Entrará en vigor el 11 de octubre.

El reglamento especifica dos condiciones a los estados para imponer restricciones a la libertad del mercado. Dos condiciones que, tal y como está redactada la norma, el Ejecutivo español incumple. La primera es que los gobiernos establezcan plazos en los mecanismos de control, que deben ser “transparentes y no discriminar entre terceros países”.

La segunda condición es que los Ejecutivos que lo apliquen están obligados a justificar su decisión. “Debe ofrecerse una lista de factores que puedan tenerse en cuenta para determinar si una inversión extranjera directa puede afectar la seguridad o el orden público”, reza el texto. Es decir, los para emitir su opinión deben tener en cuenta si una operación corporativa sobre infraestructuras críticas, tecnologías (como la inteligencia artificial o la robótica), el suministro de energía o la libertad de prensa atenta contra la seguridad o el orden públicos. También hace especial hincapié en los vehículos controlados con Estados de fuera de la UE (como los fondos soberanos) o en aquellos con actividad delictiva a sus espaldas.

“En esta hipótesis de permanencia en el tiempo, sería discutible que el régimen de autorización de las inversiones realizadas por residentes de terceros estados dibujado por el Real Decreto-ley se ajustase a los límites del reglamento comunitario. De acuerdo con la Comisión (…) y según la interpretación del Tribunal de Justicia de la UE, los estados miembros pueden imponer restricciones a la inversión extranjera, pero siempre que se justifique por la existencia de un interés público”, indican Plasencia y Ques. La norma prevé que los inversores en desacuerdo puedan acudir a los tribunales.

LAS EMPRESAS CON EL ‘ESCUDO’ Y LA LETRA PEQUEÑA

  • Sectores. La norma ‘antibuitres’ no se refiere exclusivamente a empresas cotizadas, aunque una gran parte de las que están en el Ibex entrarían dentro de los sectores que afectan al orden público, la seguridad pública y a la salud pública. Solo en el Ibex, se encontrarían, entre muchas otras, compañías como Repsol, Aena, Cellnex, Enagás, Ence, Endesa, Grifols, Iberdrola, IAG, Indra, Naturgy, Red Eléctrica, Siemens Gamesa, Telefónica y Viscofan. Pone en especial peligro las inversiones de los grandes gigantes del capital riesgo, en su mayoría estadounidenses.
  • Argucias. El texto publicado en el BOE ayer impide que inversores de fuera de la UE utilicen vehículos comunitarios como coartada para realizar sus compras. Estarán sometidas a la autorización del Gobierno todas aquellas compras de estructuras con sede en UE que estén participados en un 25% por inversores de terceros países. Se evita así la picaresca de crear entramados societarios para saltarse la norma.
  • Cuantía. La buena noticia para los inversores de fuera de la UE es que la nueva norma abre la puerta a que se establezca un importe mínimo que no necesitará autorización previa: ”Podrá establecerse reglamentariamente el importe por debajo del cual las operaciones de inversión directa extranjera quedarán exentas de someterse al régimen de autorización previa”, señala el texto.

Fuente: Cinco Días, 2 de Abril 2020

 

Selección Semanal 4 de Abril – ERTE: Los trabajadores afectados por Expedientes Temporales rondan los 3 millones

Los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) no cesan. El último día de marzo los aprobados por la autoridad laboral y los pendientes de resolución afectaban a una cantidad de trabajadores que ronda ya los tres millones, según fuentes de la Administración laboral. El expediente de regulación temporal ha sido la herramienta más utilizada por las empresas de todos los tamaños para ajustar sus plantillas mientras se supera la crisis del Covid-19, que ha obligado a un parón desconocido de la economía.

Estos expedientes se mantendrán mientras permanezca el estado de alarma por disposición del Ministerio de Trabajo y, a su finalización, las empresas deberán mantener sus plantillas por un periodo mínimo de seis meses. Para evitar esta avalancha de ajustes parciales de empleo, el Ministerio de Trabajo dispuso la semana pasada un nuevo instrumento laboral, desconocido antes en la regulación del trabajo, cual es el cierre de la actividad en las empresas, pero con un permiso retribuido recuperable a cargo de la tesorería de las sociedades.

El funcionamiento de este permiso retribuido, que ha sido técnicamente rechazado por las organizaciones empresariales, no ha evitado el recurso a los expedientes de regulación temporal, que ha seguido su curso esta semana, según fuentes laborales. La autoridad laboral ha dictaminado también la prohibición de despedir de forma objetiva justificada por el cierre de la actividad imputable al estado de alarma. En definitiva, que no hay más opciones que el expediente de regulación temporal o el permiso retribuido obligatorio, con las prohibiciones que ambos formatos conllevan para los meses siguientes.

Fuente: Cinco Días, 2 de Abril 2020

 

Selección Semanal 4 de Abril – El COVID-19 ha destruido en 14 días los mismos empleos que la crisis de Lehman Brothers en cinco meses

 

  • Díaz anuncia que ya se han tramitado más de 246.000 ERTE que afectan a 620.000 trabajadores

 

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha avanzado hoy un dato que ilustra la gravedad del impacto que está teniendo la crisis sanitaria del coronavirus en la economía. Según ha dicho, en los 14 días laborables de marzo tras el cierre de los colegios, se han destruido en España los mismos puestos de trabajo que desaparecieron a lo largo de 100 días en la anterior gran crisis económica provocada por la quiebra Lehman Brothers en 2008.

En la actualidad, dos tercios de los puestos que se han destruido eran temporales, un porcentaje similar que en la crisis de 2008, por lo que Escrivá ha incidido en que los ajustes de empleo en España siguen siendo mayoritariamente a través del personal temporal.

Por su parte, la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha anunciado hoy que el Servicio Público de Empleo ha tramitado más de 240.000 Expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que han afectado a 620.000 trabajadores a los que se les ha reconocido la prestación por desempleo. A estos se suman los 2.331.000 parados con prestación habituales. Si bien Díaz no ha facilitado el dato de los trabajadores incluidos en ERTE a los que aún no se les ha reconocido la prestación, por el retraso en los trámites.

Escrivá ha facilitado hoy otros dos datos nuevos: las mutuas de la Seguridad Social han recibido la solicitud de medio millón de prestaciones por cese de actividad de trabajadores autónomos. Y, además, el sistema ha registrado 250.000 bajas laborales de trabajadores relacionadas con el virus. De éstas, 65.000 son directamente empleados infectados por la enfermedad y los 185.000 restantes, son aislados por haber estado en contacto con personas infectadas.

Fuente: Cinco Días, 2 de Abril de 2020

 

Selección Semanal 4 de Abril – OPINION: John de Zulueta.- Estamos perdiendo vidas por la ineptitud del Gobierno.

 

  • Con la experiencia de dos décadas al frente de Sanitas, es muy crítico con la gestión sanitaria del coronavirus y cree que el ministro Illa debería ser relevado al menos temporalmente.

 

 

Entrevista a John de Zulueta (1947, Massachusetts) es el primer presidente del Círculo de Empresarios con experiencia de dos décadas en el sector sanitario tras dirigir Sanitas entre 1991 y 2009. 

Al frente ahora del Círculo de Empresarios, critica en conversación telefónica con EL MUNDO tanto la gestión sanitaria como económica del Gobierno frente al coronavirus.

 

Pregunta.- ¿Se han podido ahorrar muertes en España en esta crisis?

Respuesta.- Sí y por mi experiencia estoy muy preocupado. Se habría evitado un colapso y muchos muertos tomando acciones muy rápidas. Estamos perdiendo vidas humanas por la ineptitud del Gobierno y su mal manejo del proceso. Me acuerdo de que el 24 de febrero Carmen Calvo decía que los del Mobile World Congress no venían por razones sanitarias sino por una pelea con China o no sé qué. Estaban ignorando el riesgo y no tomaron medidas hasta el 12 de marzo que cierran los colegios. Entre medias fue la manifestación de la Mujer. Se perdieron tres semanas y cada semana cuesta vidas.

P.- Gobiernos de otros países han tardado también en reaccionar…

R.- Es verdad que en otros países tampoco lo vieron, pero cualquier personal que estudia pandemias saben que saltan de un país a otro. Debieron prohibir las manifestaciones del 8 de marzo, los viajes de Italia a partidos de fútbol… El informe de Imperial College sitúa a España como el que tiene una proporción de población mayor infectada, seguida de Italia. Hay todavía un gran porcentaje de portadores asintomáticos.

P.- ¿Qué opina de la actuación del Ministerio de Sanidad?

R.- El señor Illa no va a ser nuestro salvador, digámoslo así. En el Ministerio más importante del momento han puesto a Illa, que no tiene formación para eso. Su nombramiento por cuota PSC es uno de los fallos más importantes. Su experiencia es haber sido alcalde de un pueblo de 10.500 personas. Se ha visto en la compra fallida en China la ineptitud del Ministerio. No tienen personal, gente que sepa comprar en China. En una emergencia como ésta es malísimo tener 17 compradores y es bueno centralizar, pero el Ministerio no tiene capacidad. Me acuerdo de Celia Villalobos y las vacas locas, pero lo de ahora multiplica aquello por millones. Con la respuesta sanitaria bien hecha, la económica saldría con mucho menos coste. Va a ser tramando y pagar la deuda de esto será para nuestros tataranietos.

P.- ¿Qué debe hacer Sánchez?

R.- Debería cambiar ministros o al menos un equipo de expertos en la sombra ayudándoles, porque en el Gobierno están perdidos. En el Ministerio de Sanidad hay que poner a otro al menos temporalmente. Hay gente muy preparada en las comunidades autónomas que puede ser útil.

P.- Usted dijo que Sánchez no debía formar gobierno con Podemos…

R.- El Círculo siempre ha dicho que debía haber un gobierno centrista evitando la ultraderecha de Vox y la ultraizquierda de Podemos. Lo ideal sería un gobierno de concentración nacional centrista con PSOE, PP y Ciudadanos contra esta emergencia, pero es una quimera. Sánchez no habla con Casado y Casado no habla con Sánchez. Lo ideal sería prescindir de los ministros de Podemos, pero en este momento es imposible, porque Sánchez en vez de ir al centro en esta crisis y llamar a Casado y Arrimadas se ha acercado más a Podemos. Aunque el presidente es capaz de dar una vuelta de 180 grados en 24 horas…Veremos.

P.- ¿Está perdiendo el pulso Calviño frente a Pablo Iglesias?

R.- Dije desde el primer momento que Calviño era el dedo en un dique frente a una inundación. La presión es tan grande que Calviño sola no puede. Cada vez están teniendo más protagonismo Iglesias y su ala ultraizquierdista. Está clarísimo.

P.- ¿Y el ministro Escrivá?

R.- Es muy sólido. Él y Calviño nos dan confianza, pero sólo son dos de 22 y en las últimas decisiones se ve más la mano de Iglesias que la de Calviño.

P.- ¿Servirán los sucesivos planes de choque del Gobierno?

R.- No van a funcionar. Lo de aplazar las cuotas de la Seguridad Social se ha aprobado después de haber cobrado la de marzo en el que mucha gente ha perdido el negocio. Tampoco los ERTE, porque el Gobierno no esperaba tantos de golpe. ¿Cómo van a pagar a dos millones de personas? Lo mejor habría sido el sistema danés de dar el dinero a las empresas que ya tienen el sistema para pagar a los empleados, pero no se fían. La ministra de Trabajo es una ultraizquierdista que trata a los empresarios como criminales.

P.- ¿Y el permiso recuperable?

R.- Lo debería pagar el Estado. Es una manera de conseguir hibernar empresas, pero son ocho días laborales en los que hay que recuperar 64 horas de aquí a fin de año y me dicen muchos que en su empresa no es factible. Por ejemplo, hoteles de verano u otros que ya tienen tres turnos de ocho horas en su fábrica y no pueden meter una hora extra…

P.- ¿Y la hibernación económica?

R.- El último fin de semana ha sido tremendo. Todo lo que llega al BOE a medianoche es atropellado y lo peor es que se hizo sin consultar. A Garamendi le llamaron media hora antes de lo que llaman hibernación. En este Gobierno no han pisado una fábrica en su vida, no tienen ni idea de lo que es el negocio privado. Luego se han dado cuenta de que muchas industrias tienen que trabajar al menos al ritmo del domingo.

P.- ¿Los avales?

R.- Es una buena idea, pero lo hacen de forma muy lenta. Es inimaginable el papeleo que hay que hacer para un crédito o para un ERTE.

P.- ¿Cómo evolucionará el paro después del dato de marzo?

R.- El mazazo de 834.000 puestos de trabajo destruido es sólo el principio de esta caída en perpendicular. Hasta que el Gobierno no entienda que el 85% de los puestos creados son de la empresa privada no saldremos de esta crisis. Calculo 6 millones de parados este año, según acaben los de los ERTE. Se batirá me temo el récord de parados en España desgraciadamente. Metieron lo de prohibir despedir, porque para muchas empresas era más barato despedir por fuerza mayor y pagar 20 días que ir al ERTE por cómo estaba diseñado.

 

Fuente: Entrevista de Carlos Segovia, El Mundo, Expansión, con John de Zulueta. 2 de Abril 2020 

 

 

Selección Semanal 4 de Abril – OPINION: La libertad tras el virus.- Carlos Rodríguez Braun

El coronavirus no sólo tiene un trágico coste en vidas humanas. También tiene costes en términos de quiebras, paro y pobreza, que veremos en toda su crudeza próximamente, y que podríamos ponderar con otra dimensión, económica y también políticamente relevante: la libertad.

 

Como era de esperar, la crisis ha impulsado a los enemigos de la sociedad abierta, que Hayek llamó “los socialistas de todos los partidos”. Desde los fascistas hasta los comunistas, arrecian los cánticos del Orfeón del Sesgo Cognitivo, que aseguran que todo lo malo se debe a la libertad y sus instituciones, empezando por la propiedad privada y los contratos voluntarios; y que todo lo bueno se debe al Estado.

 

Desde tribunas sin fin somos aleccionados sobre el desastre que es el mercado; incluso llegan a proclamar el entierro definitivo de la mano invisible de Adam Smith quienes ignoran el significado de la primera y no han leído nada del segundo. Como hicieron los soviéticos con los disidentes, leemos a solemnes profesores que diagnostican que, si ahora alguien reclama libertad, debe de estar mal de la cabeza.

 

Es, en suma, incuestionable que las crisis animan a los recelosos de la libertad, desactivan la resistencia popular ante las incursiones del poder y facilitan la propagación del pensamiento mágico que nos promete soluciones eficientes, que están al alcance de la mano, con tan solo aceptar las recetas antiliberales de toda la vida: más gasto público, más impuestos, más deuda y más interferencias económicas, políticas y legislativas. ¿Aumentan el paro y la pobreza? Pues la solución es la renta básica. ¿O qué propone usted? ¿Acaso bajar impuestos y abrir mercados para facilitar que la gente pueda salir adelante trabajando dignamente?

 

Catálogo fofo intervencionista

Cabría argumentar que eso es lo que hace la gente en libertad, y que por eso funciona el capitalismo, ahora llamado “neoliberalismo”, no vaya a ser que recordemos los catastróficos y criminales resultados prácticos del anticapitalismo. Pero una cosa es argumentar y otra es convencer. A día de hoy, todo indica, como digo, que prevalecerán los mitos del catálogo fofo intervencionista, y el virus nos dejará con menos libertad que antes.

 

Y, sin embargo, la historia no está escrita. Podría suceder otra cosa. El número de quienes desconfían de los socialistas de todos los partidos podría aumentar. Algunos más podrían cuestionar la lógica del Orfeón del Sesgo Cognitivo y sus promesas del paraíso en la otra esquina, o de que aquí sólo se va a perseguir a los multimillonarios. Si somos más los incrédulos ante las pócimas engañosas del pensamiento único antiliberal, y los que confiamos más en las personas que en los poderosos, igual el horizonte de la libertad tras el virus no es tan aciago como hoy puede parecer.

 

Fuente:  Expansión; Carlos Rodríguez Braun, catedrático UCM, 2 de Abril 2020

 

Selección Semanal 4 de Abril -HOSTELERIA y COVID-19: Los hosteleros hacen ‘lobby’

 

  • Chefs y dueños de bares y restaurantes piden “ayudas específicas y líneas para reactivar sus negocios¨.

 

Cocineros de alta cocina, dueños de grupos hosteleros o bares, taberneros, patrones de casas de comidas o emprendedores con un único local sufren desde el pasado 13 de marzo el cierre temporal de sus espacios como consecuencia de la declaración del estado de alarma a raíz de la emergencia sanitaria del coronavirus. Desde ayer, todos suman una voz única como representante de la hostelería made in Spain para hacer lobby y lanzar sus peticiones específicas para un sector dominado por las pymes y micropymes y que “a diferencia de otros pequeños negocios, su liquidez es completamente dependiente de su negocio actual. Si los establecimientos están cerrados, no hay ingresos y esto provoca que las facturas no se paguen”. Es el retrato de la industria hostelera, que puede calcularse desde el punto de vista económico en 1,7 millones de empleos, equivalente al 6,2% del PIB. Precisamente, una de estas cifras es la que ahora les representa: UnoPuntoSiete

 

UnoPuntoSiete.

 

Es el nombre de la iniciativa lanzada ayer por una empresa privada, por un lado, y, por otro, por un conjunto de asociaciones y entidades que han tenido mucho que ver con la construcción en los últimos años de un robusto sector en el que se juntan cocineros creativos con visión moderna de la gastronomía y dueños de históricos restaurantes. Entre ambos, se sucede un sinfín de perfiles de empresarios hosteleros y de formatos de negocio ligados con el acto de dar de comer y beber. Así, UnoPuntoSiete (también como hashtag en redes sociales) arrancó ayer como una plataforma, liderada por Makro, la empresa que en realidad funciona como el gran supermercado de los negocios hosteleros, y por asociaciones, patronales y entidades como Hostelería de España, Facyre, Euro-Toques, Revolución en Sala, Unión Española de Catadores, Escuela Española de Cata, CEOE y CEIM, así como los congresos culinarios Madrid Fusión y San Sebastián Gastronomika, la agencia Mateo & Co. y, por supuesto, cocineros, jefes de sala, sumilleres y camareros.

 

Peticiones

Ayer, sus redes sociales se llenaron del logo de UnoPuntoSiete, que, más allá de las buenas intenciones, se plasma en peticiones concretas al Gobierno. 

 

Primero, a través de Change.org, donde han lanzado una petición que, a las dos horas de su lanzamiento, ya sumaba 5.000 firmas. 

¿Qué piden? “Ayudas especiales para 1,7 millones de profesionales de hostelería por el Covid-19”, se podía leer ayer en la cuenta en Twitter de Martín Berasategui, el chef español que suma 12 estrellas Michelin y que arrancó su grupo de alta cocina a partir de un bodegón abierto por su familia en la parte vieja de San Sebastián. 

 

Se trata del resumen de las demandas ante las autoridades competentes que los hosteleros plantean tras casi tres semanas de cierre en las que han sufrido la cruda desaparición de sus ingresos, manteniendo, eso sí, los mismos gastos de alquiler, suministros de luz, agua o gas y Seguridad Social. 

 

En las peticiones planteadas al Ejecutivo, reclaman “ayudas específicas, lanzando líneas para reactivar la hostelería y apoyando a los negocios más desfavorecidos”. 

El sector se queja de que “dentro de las ayudas lanzadas por el Gobierno, no hay ninguna que ayude específicamente a este sector que se está viendo altamente afectado”. Y añaden: “Solo si nos unimos los 1,7 millones de hosteleros, conseguiremos superar juntos esta crisis”.

 

“Es una bonita oportunidad para diferenciar o repensarnos qué está en nuestra vida o nuestros negocios que tiene ver con ideas que no se acomodan con lo que sentimos. Es un momento para poner creatividad y repensar si lo que estamos haciendo se ajusta a la manera que queremos estar en la profesión y en el mundo. Ante una gran tormenta, hay una opción seria de volver a dibujar en qué momento estamos y hacer un ejercicio de replanteamiento”, sostiene Andoni Luis Aduriz, presidente de Euro-Toques y dueño de Mugaritz.

 

Impacto económico

Como medida para tratar de paliar el impacto de la crisis del coronavirus en bares y restaurantes, más de un 56% ya ha puesto en marcha un ERTE (expediente de regulación temporal de empleo) y otro 13% lo está estudiando. Es una de las conclusiones del estudio Impacto del Covid-19 en el sector de la hostelería, realizado por Makro, vía encuestas online, a más de 3.600 hosteleros de toda España, con información recogida entre el 26 y el 30 de marzo. 

Por un lado, estima unas pérdidas de unos 3.000 millones de euros en el primer mes de estado de alarma. El 97% de los negocios hosteleros prevé “importantes pérdidas económicas” por la crisis del Covid-19. En concreto, 3 de cada 10 espera que superen los 10.000 euros al mes y más del 81% dice que necesitará unos seis meses para “volver a la normalidad, una vez pase la crisis”.

 

Drama Sectorial

Hay más datos que dibujan el drama sectorial. Solo un 12% de los negocios hosteleros ha podido mantener su actividad a través de delivery

Las consecuencias del tajante cierre sectorial se traducen en el freno a las nuevas contrataciones previstas por más del 34% de los hosteleros y a nuevas aperturas por el 15%. 

La clausura de restaurantes afecta, además de repartidores o limpiadores, a productores y proveedores, de modo que un 29% de los hosteleros se ha deshecho de entre el 10% y 20% de la materia almacenada, en muchos casos, al repartir producto entre familiares, amigos o donaciones a causas solidarias.

 

Mercado internacional

En el contexto del sector gastronómico internacional, las acciones sectoriales se han ido sucediendo. The World’s 50 Best Restaurants ha renunciado a publicar su lista en 2020 para convertirse en plataforma que está dando visibilidad a diferentes iniciativas de hosteleros. 

Su líder actual, el argentino Mauro Colagreco, al frente de Mirazur, decidió hace unos días abrir reservas de junio a septiembre en su sede de la Costa Azul, pese a las incertidumbres sobre la fecha de vuelta a la normalidad. Como todos los chefs con fuerte dependencia de clientela internacional, lidia con la evidente amenaza de la caída de foodies extranjeros que no viajarán en meses por las restricciones de transporte decretadas a raíz del coronavirus.

Desde Copenhague, conviven el liderazgo de René Redzepi, de Noma (número 2 del mundo), que, al comunicar el cierre, anunció que pedirá apoyo a su Gobierno para la hostelería danesa. Estos días, ya se ha publicado la quiebra del biestrellado Kadeau y su grupo.

En Estados Unidos, peticiones al estilo de change.org se compatibilizan como crowdfunding y fondos de apoyo (lanzados por espacios como Eleven Madison Park, Le Bernardin o los grupos de Thomas Keller y David Chang) para recaudar dinero para los empleados, con sueldos muy condicionados por las propinas. A la vez, espacios top como Alinea, Atelier Crenn o SingleThread funcionan vía delivery.

Corey Lee, del triestrellado Benu (San Francisco), ha dicho que esta crisis les ha devastado: “Espero que haya ayuda gubernamental para las pequeñas empresas afectadas, pero también tendremos que poner de nuestra parte y asegurarnos de que nuestros proveedores cobran”.

 

Fuente: Expansión, Gastronomía. Marta Fernández Guadaño, 2 Abril 2020

 

Selección Semanal 4 de Abril – Coca-Cola European Partners retira su propuesta de ERTE y apuesta por mantener todos los empleos

Dará una compensación extraordinaria de 500 euros a los empleados de fábrica y de atención comercial a partir del 1 de abril.

Coca-Cola European Partners ha decidido retirar su propuesta de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para empleados del área comercial y de la planta embotelladora de Málaga, que cuenta con una plantilla de 80 empleados, y apostar por mantener todos los empleos, según han informado a Europa Press en fuentes de la compañía.

En concreto, la firma, que cuenta con una plantilla de 4.300 trabajadores en España, ha comunicado a sus empleados y a la representación de los trabajadores su decisión de apostar por el mantenimiento de la totalidad de los puestos de trabajo y la no aplicación en estos momentos de medidas temporales de suspensión de empleo mientras dure la crisis provocada por el coronavirus.

Por lo tanto, queda suspendida la mesa de negociación abierta con la representación de los trabajadores y retirada la propuesta de aplicación de medidas temporales de suspensión de contratos anunciada la semana pasada por la firma.

A pesar de la caída de la demanda por el cierre establecimientos del canal Horeca, la compañía, consciente del esfuerzo de sus empleados, ha decidido no adoptar ninguna medida laboral en este momento.

De hecho, Coca-Cola European Partners otorgará una compensación extraordinaria estimada de alrededor de 500 euros a los trabajadores que siguen desarrollando sus actividades de manera presencial en los centros -fábricas- y en la atención directa a clientes-comercial en España a partir del 1 de abril.

Fuente: CCEP – Europa Press, AECOC, 2 de Abril 2020

 

Selección Semanal 4 de Abril – MANAGEMENT: COMO GESTIONAR EL RETAIL FRENTE AL COVID-19

El profesor Joaquim Deulofeu, doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Barcelona, ha elaborado un decálogo de propuestas para que los retailers afronten la actual situación generada por el Covid-19 y la post-crisis.

El denominador común a la serie de propuestas que expone el experto es cómo gestionar las empresas de comercio. Para ello, establece 10 actuaciones, fruto de sus “lecturas, conversaciones y reflexiones de éstas dos primeras semanas de confinamiento, con la máxima concreción”. Son las siguientes:

 

1.Tesorería:

La sitúo en primer lugar, puesto que un negocio por más viable que sea, de no tener tesorería, se verá obligado a cerrar definitivamente. No ingresando nada, a no ser que seamos de los servicios esenciales, se impone hacer una lista detallada de gastos y todos los que no sean imprescindibles se deben eliminar.

Hacer un repaso muy detallado y seguro que os daréis cuenta de que alguno es totalmente prescindible. Los que sean imprescindibles, como puede ser el alquiler, tocará negociar, no una demora (pan para hoy, hambre para mañana) sino un descuento o incluso una posible anulación (cero ingresos, cero gastos).

Con los proveedores, negociar aplazamiento o compartir perdidas, al fin y al cabo, a ellos también les interesa manteneros como clientes. Teléfono, electricidad, agua, ya sabemos que poco podemos hacer, puesto que dependemos de un oligopolio, aunque hay algunos casos, como Sorea, que ha rebajado su recibo (excepciones que confirman la regla).

Si tenemos asalariados, y habéis hecho un ERTE, pues bien hecho, y de no ser así, debemos evaluar la posibilidad también de negociar a la baja y en casos extraordinarios, no habrá otro remedio que el paro, pero no es aconsejable a ser posible, puesto que tenemos que estar preparados para el reinicio, que el presente siempre es temporal. Y ojo, las personas son el capital más importante de una empresa, por lo que hay que cuidarlas mucho.

 

2.Estrategia:

En segundo lugar, una vez hayamos parado el golpe, necesitaremos focalizar el resto de las actuaciones, y para ello necesitamos una guía, que será la estrategia.

La estrategia es algo que muchas veces olvidamos y que ahora más que nunca se hace necesaria, tanto para parar el golpe como para prepararnos para cuando reiniciemos la actividad. En la estrategia enumerar dos aspectos que son clave y sencillos de llevar a término, y ya no cabe decir que no tenemos tiempo:

A-Diseñar un DAFO: todas aquellas debilidades y fortalezas que a nivel interno tengamos y las amenazas y oportunidades que a nivel externo podamos detectar. Ésta sencilla herramienta nos dará un diagnóstico claro de nuestra situación.

B-A partir del DAFO definiremos nuestro propósito actual, objetivo y razón de ser, pero también a medio y largo plazo, ahora es un buen momento para repensarlo, junto con aquellos valores que creemos imprescindibles para compartir y actuar. Probablemente no sea el momento de definir la visión, si somos pesimistas, mejor que no, si somos optimistas, adelante.

Una estrategia clara nos ayudará a focalizarnos y tomar decisiones con mayor rapidez y agilidad, algo crucial en estos momentos tan volátiles, inciertos, de continuos cambios y ambiguos (el llamado entorno VUCA)

3.Personas:

Como ya hemos dicho, es el capital más importante de la empresa. Aquí incluyo tanto a los gerentes y/o propietarios como a los empleados.

En primer lugar, debemos cuidarnos mucho y paralelamente a nuestros empleados. La actitud positiva aquí es esencial, pensar que esto es temporal y que cualquier crisis genera oportunidades (reducir gastos totalmente prescindibles, descubrir el teletrabajo, redescubrir nuestra web y/o venta online, pensar en nuestra estrategia, dedicar tiempo a nuevas ideas, a la formación, a repensar el negocio, a la información, a contrastar ideas con otras empresas, clientes, proveedores, amigos, consultores, un largo etc..).

Debemos acompañar a las personas que están trabajando con nosotros, apoyarlas, hablar con ellas, dar soporte a nivel anímico, y aprovechar este tiempo para la formación.

Es un momento propicio para enriquecer nuestro conocimiento y el de nuestro personal, existen múltiples iniciativas en este sentido. Las asociaciones y/o entidades que nos van ofreciendo soporte (patronales, sindicatos, universidades, consultores de confianza, etc…), seguro que nos pueden guiar. También podemos encontrar múltiples alternativas en Internet (streamings – directos, webimars – seminarios web, videoconferencias, etc…)

 

4.Clientes:

Las ventas ya son nulas o casi nulas, a partir de aquí, qué podemos hacer. Sobre todo hay algo sencillo, comunicarnos con ellos, hacerles partícipes de nuestros planes, estamos aún vivos, podéis ir reportando información que muestre que tomáis nuevas iniciativas, nuevos proyectos.

Recordarles vuestra propuesta de valor. Tened contactos periódicos con ellos, enviarles información de interés relacionada con vuestra propuesta de valor.

El foco siempre debe ser el cliente, hay que cuidarlo. Preparar propuestas para el futuro enfocadas a nuevas propuestas de valor que tengan en cuenta las nuevas tendencias que seguro irán hacia empresas que sean más sostenibles, con el objetivo de no solamente ganar dinero, sino que además intente satisfacer a la sociedad y tenga una responsabilidad ambiental.

 

5.Proveedores:

La colaboración con ellos es crucial, y en estos momentos se trata principalmente y en primer lugar de hacer frente a los vencimientos, intentar negociar rebajas, descuentos, hay que compartir perdidas. También cabe la posibilidad de dejar de colaborar con aquellos que no formen parte de la columna vertebral del negocio.

En definitiva, un análisis detallado y pormenorizado del ABC de nuestros proveedores que nos ayudará a darnos cuenta de que algunos son probablemente prescindibles y otros los tendremos que mantener o incluso en un futuro inmediato potenciar.

 

6.Administración:

Estar alerta de las posibles ayudas, para ello es fundamental que nos dejemos asesorar por las asociaciones en las que estemos adheridas, éstas son las que deben canalizar y filtrar los continuos vaivenes de las decisiones del gobierno central, autonómico y local. También serán de gran ayuda en esta actuación, las gestorías y/o asesorías que tengamos a disposición.

 

7.Talento:  

Es el momento idóneo para aprovechar el tiempo enriqueciendo nuestro conocimiento e intentar enriquecer el conocimiento de las personas que trabajan con nosotros. De esta forma haremos crecer el talento interno y estaremos más fuertes para afrontar el reinicio de la actividad.

Ya hemos comentado que existen multitud de plataformas que ofrecen contenidos muy interesantes, iniciativas como #conelcomercio, canales de youtube formativos, webinars organizados por distintas asociaciones y entidades de prestigio, las universidades como la especializada en el comercio ESCODI-UB, y especialistas del sector que nos pueden ser de mucha utilidad.

 

8.Tecnología – Teletrabajo:

También es el momento para obtener información, siempre procurando que sea fiable y suficientemente contrastada de las nuevas tecnologías: Big data, Inteligencia Artificial, Blockchain, Realidad virtual, todo lo relacionado con el ecommerce. O nos subimos al tren tecnológico o quedaremos obsoletos en breve.

Ahora más que nunca podemos aprovechar para potenciar todo aquello que podemos hacer desde nuestras casas, existen muchas alternativas, con gran potencial y que además a la larga nos pueden ahorrar muchos costes, que buena falta nos hará.

 

9.Procesos – Innovación:

También es el momento propicio para repensar e innovar nuestros procesos (merchandising, compras, ventas, gestión económico-financiera, servicio de atención al cliente, etc..) y siempre priorizando aquellos que a la vuelta creamos sean los prioritarios, que a mi entender serán todos los que tocan de lleno al cliente, como las ventas en primer lugar, pero también el merchandising, el servicio de atención al cliente y sin olvidar las compras, una compra bien hecha es prácticamente una venta segura, y la logística y almacenaje.

Para repensar, reformular e innovar nuestros procesos deberemos perseguir tres objetivos: que sean eficaces, es decir que satisfagan al cliente; eficientes, mínimo coste mínimo tiempo; adaptables, que se adapten fácilmente a nuestro entorno VUCA.

La innovación obviamente no solamente deberá estar relacionada con nuestros procesos, también con nuestros productos y/o servicios. La innovación se inicia con la aportación de ideas, generando un banco de ideas, para a continuación añadir valor a las mismas y finalmente evaluar si dan resultado.

Idea, valor y resultado es la clave para la innovación.

10.Sostenibilidad:

Termino con algo que depende sobre todo de la primera actuación, la tesorería, sin tesorería suficiente seguro que no vamos a ser sostenibles, y en segundo lugar se está demostrando ahora más que nunca que todo pasa no solamente porqué el negocio sea económicamente viable.

También debemos enfocar nuestros negocios a que sean socialmente responsables, múltiples acciones de colaboración y cooperación están surgiendo a nivel local en las que podemos participar, confección de mascarillas, de batas hospitalarias, colaborar con los bancos de alimentos, con nuestras organizaciones de comerciantes, por poner algunos ejemplos.

Y por último para ser sostenibles, debemos apostar también por la responsabilidad ambiental, reduciendo progresivamente el plástico, realizando compras de proximidad (hablamos de comercio local, pues también debemos priorizar, a ser posible, al proveedor local), separando los desperdicios adecuadamente, aplicando economía circular y promoviendo el consumo consciente.

 

Fuente: Financial Food, 1º de Abril 2020

 

Selección Semanal 4 de Abril – RENTA VARIABLE: El Ibex pierde un 29% en su peor trimestre: Cae un 22,33% en marzo, hasta 6.785 puntos.

El temor al impacto de la pandemia del Covid-19 en la economía mundial hunde las bolsas. Sólo Cellnex, Viscofán y Acciona consiguen avanzar en el trimestre. IAG, Sabadell, Meliá y ACS caen más del 50%.

Descubra Orbyt

El Ibex dio ayer carpetazo al peor trimestre de su historia con una caída del 28,94%. El grueso del desplome se fraguó en marzo, al depreciarse un 22,33%. El resto de los principales índices europeos descendió en los tres primeros meses del año entre el 24,8% del Ftse 100 de Londres y el 27,46% del Ftse Mib de Milán. Las pérdidas para los indicadores de Wall Street oscilaron entre el 14% del Nasdaq y el 23% del Dow Jones.

Pero no será fácil pasar página. El impacto de la pandemia del Covid-19 en la economía mundial, el cisne negro con el que no contaban los inversores cuando celebraron los máximos históricos del S&P 500 y el Nasdaq el pasado 19 febrero, es todavía una incógnita que mantendrá al mercado contra las cuerdas por un tiempo indeterminado.

Está por ver si la Bolsa estadounidense, la que llevaba la batuta de la renta variable internacional, consolida su incipiente movimiento de recuperación tras vivir la caída más fuerte de su historia. “De máximos a mínimos llegó a perder más en 1931-1932, 1937-1938 y 2007-2007: los descensos alcanzaron el 50%. La corrección más larga en el tiempo se produjo entre 1973 y 1974, rozando también el 50%. Pero la que se ha producido entre el 19 de febrero y el 16 de marzo es la más rápida si se tiene en cuenta la intensidad respecto a los días de retroceso”, apunta Diego Fernández Elices, director de inversiones de A&G Banca Privada.

 

Incertidumbre. Los expertos dicen que las bolsas están más cerca de descontar una depresión que una recesión, lo cual no tiene lógica porque el shock de actividad, por muy global que se presente, será temporal. Sin embargo, el dinero de los inversores prudente se mantiene lejos de los parqués; los cortoplacistas no los han abandonado. “A estos precios es imposible no ganar dinero en el medio plazo. Pero lo que buscamos los inversores institucionales es calma. Es mejor ser determinante cuando el mercado se estabilice”, comenta Gisela Turazzini, consejera delegada de Blackbird Bank.

Aunque en los últimos días ha remitido la volatilidad (ver pág. 18), es pronto para concluir que las bolsas ya han tocado el suelo de este crash. La gigantesca munición desplegada por gobiernos y bancos centrales (se han puesto en marcha 5 billones en ayudas, según los miembros del G20) para mitigar los efectos de la devastación que causará la paralización de la actividad económica en muchos países del mundo parece haber sosegado a los inversores. Pero mientras la pandemia de coronavirus no quede controlada, y los daños productivos acotados, la incertidumbre, el mayor enemigo de las bolsas, seguirá actuando como una espada de Damocles.

Balance negativo. De momento, la debacle bursátil ha arrasado con la cotización de muchos valores. IAG, gran damnificado por la restricción del tránsito de personas en el mundo, se ha derrumbado un 66,23%. Sabadell lidera las pérdidas de los bancos, con una caída del 54,9%. Meliá Hotels se ha derrumbado un 50,64%; y ACS, un 50,03%.

Cellnex, Viscofan y Acciona fueron las únicas compañías del Ibex que aguantaron en verde, con subidas del 8,03%, el 5,82% y el 3,78%, respectivamente.

 

Ligero respiro. La última sesión de este duro periodo para las bolsas acabó con signo positivo generalizado. Ayudó la publicación de un dato de actividad manufacturera en China mejor de lo esperado. El Ibex sumó un ayer un 1,88%, hasta 6.785 puntos. Sólo siete valores del selectivo español inversores acabaron en números rojos. Red Eléctrica se dejó un 3,31%, tras subir más del 14% en tres jornadas al alza. También corrigieron Cellnex (un 2,33%), Amadeus (un 2,33%), Aena (un 0,78%); Mapfre (un 0,19%); BBVA (un 0,15%); y Grifols (un 0,10%).

Algunos de los valores más castigados en el crash rebotaron ayer, justo en el cierre trimestral. “Parecieron verse intentos de reequilibrio de carteras”, según algunos operadores. Repsol subió un 9,75%; Bankia, un 9,55%; ACS, un 9,36%; ArcelorMittal, un 8,81%; y Ence, un 8,23%.

 

Fuente: Expansión, 1º de Abril de 2020

 

Selección Semanal 4 de Abril – SITUACION POLITICA: Opinión.- Gobernados por aficionados

 

  • SITUACION POLITICA: Opinión.- Gobernados por aficionados

 

 

 

  • Sánchez ha encontrado en esa UE reacia a mutualizar la deuda al nuevo chivo expiatorio al que culpar de futuros desastres

 

Jesús Cacho, 1º de Abril 2020.

Marzo está siendo catastrófico para la recaudación tributaria”, decía aquí este domingo Francisco Núñez, “y abril puede ser aún peor, porque coinciden en este mes las declaraciones trimestrales de IVA y del pago fraccionado del Impuesto de Sociedades. Nadie se atreve a profetizar qué pasará en mayo o junio”. Según las fuentes consultadas por Núñez, “la caída de los ingresos públicos puede alcanzar entre el 30% y el 50% de la tributación, lo que podría llevar al Gobierno a una crisis de liquidez”. Abundando en la cuestión, y en otro gran trabajo, Jorge Sáinz abría ayer Vozpópuli afirmando que “el Gobierno tendrá que pedir un rescate a la Unión Europea para hacer frente a la crisis”, añadiendo que “en La Moncloa se da por hecho que habrá que acudir al MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad) para contener el ingente endeudamiento público” que supondrán las ayudas que, a empellones, está arbitrando el Ejecutivo vía Real Decreto para tratar de paliar la situación de los sectores más afectados.

 

  • Poderes máximos, eficacia mínima
  • El rey Felipe y una TVE en estado de alarma

Son muchos, sin embargo, los que creen que pedir socorro al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) será lo último que haga Pedro Sánchez o, dicho de otra manera, antes se arrojará al Manzanares desde el Puente de Toledo que acudir al MEDE. Un procedimiento que implica la elaboración de un memorandum of understanding con la petición expresa en euros, informe que sería contestado por otro (elaborado por la Comisión, el FMI y el BCE) dirigido a Madrid donde se detallarían una serie de condiciones, fundamentalmente centradas en un ajuste de caballo, a acometer por el Gobierno social-comunista para recibir el dinero. Lo cual supondría, por decirlo con una imagen gráfica, el desembarco en Barajas de los tan temidos hombres de negro con su palo y tente tieso. Una situación que recuerda la vivida por Portugal entre 2010 y 2014. Con el añadido, por lo demás, de que el MEDE dispone de liquidez por importe de 450.000 millones, una suma que se antoja muy corta para la cuantía de fondos que reclamaría el salvamento no solo de España, sino también seguramente de Italia.

No, Sánchez no acudirá a la puerta del MEDE en demanda de un macro préstamo y en esto imitará al estulto Rajoy cuando, en la que quizá fue la mejor decisión de sus años de Gobierno, resistió las presiones para pedir a Bruselas el “rescate país” que reclamaban hasta los más conspicuos empresarios del Reino. Pero, a diferencia de Rajoy, no lo hará por sentido de la responsabilidad o amor a España, sino por su personal conveniencia. El populista radical en que se ha convertido sabe que aceptar la presencia de los hombres de negro equivaldría a firmar su sentencia de muerte política, acusado de traidor por su base electoral. Por eso sigue insistiendo en el mecanismo de los eurobonos (bautizados “coronabonos”), en tanto en cuanto una mutualización (hablamos de obligaciones suscritas por la UE como tal y no por los diferentes Estados) de la deuda le permitiría salvar el match ball financiero que tiene planteado e incluso seguir gastando, en la seguridad de que otros vendrían detrás con la chequera dispuestos a pagar las copas de su derroche. 

España ha conocido seis años de crecimiento económico y, sin embargo, no ha sido capaz de llevar a cabo una consolidación definitiva de sus cuentas públicas

Alemania, Holanda, Austria y Finlandia se han negado en redondo, una negativa tras la que subyace la radical desconfianza del norte hacia la escasa ortodoxia del sur en el manejo de las cuentas públicas, por no hablar de lo ocurrido con los fondos europeos recibidos durante años. Algo de razón no les falta. España ha conocido seis años de crecimiento económico y, sin embargo, no ha sido capaz de llevar a cabo una consolidación definitiva de sus cuentas públicas, antes al contrario, ha seguido gastando y generando déficits y deuda, hasta el punto de que su capacidad de endeudamiento es ahora mucho más endeble que la de Alemania, por ejemplo, con un ratio deuda/PIB en el entorno del 60%. La negativa de los ricos del norte le ha venido de perillas a nuestro atrabiliario aprendiz de Putin. Sánchez, que ha encontrado en esa UE reacia a mutualizar la deuda al nuevo chivo expiatorio al que culpar de futuros desastres. “Europa se la juega”, dijo el sábado con desparpajo en su ¡Aló presidente!, tras pedir a Bruselas “decisiones valientes y contundentes”. De cemento armado.

Una pesada herencia

Su situación, sin embargo, no es tan apurada como pudiera parecer. Es verdad que tiene que renunciar a esos “coronabonos” que le permitirían seguir gastando mientras otros pagan la cuenta, pero el señorín tiene margen para seguir financiando el gigantesco déficit que vamos a generar con esta crisis mediante el sempiterno recurso a la deuda, siempre y cuando tenga detrás al BCE dispuesto a comprársela, como es el caso. El respaldo de Christine Lagarde le va a seguir permitiendo acudir a los mercados financieros, sin que la UE esté ahora mismo en situación de exigir disciplina fiscal a nadie y mucho menos de imponer sanciones de ningún tipo. Sánchez podría incluso acogerse al programa OMT que en 2012 instauró Mario Draghi y que nunca ha llegado a utilizarse, aunque ahora el BCE baraja su puesta en marcha. Mediante dicho programa, el MEDE otorgaría a España un préstamo por una cantidad “simbólica” para las necesidades reales, digamos que 20.000 millones, y con escasa condicionalidad. El secreto estriba en que esa concesión permitiría al BCE la compra de forma ilimitada de emisiones de deuda española. La salvación del soldado Sánchez.

Alguien dijo que “estamos gobernados por aficionados y algunos tienen suerte”. Aficionados sin la formación cultural necesaria y sin la menor experiencia en gestión. Simples aventureros de la política. Trileros dispuestos a engañar al más pintado, al solo propósito de seguir reinando en solitario durante el mayor tiempo posible, aunque sea sobre un erial. Lo cual quiere decir que al final de la pandemia que nos aflige estaremos ante un escenario de cuentas públicas parecido al que dejó Zapatero en 2011, aunque notablemente agravado. Las estimaciones más realistas hablan de una caída del PIB del 5%, un déficit para este año situado entre el 10% y el 11%, y una deuda pública que podría llegar al 120% del PIB, una pesada herencia para las futuras generaciones.  

Cada vez se extiende más la sensación de que en buena parte del Gobierno se ha impuesto el lema del “cuanto peor, mejor”

De modo que Sánchez y su ‘troupe’ no necesariamente tienen que pedir el rescate a Europa, como la señora Merkel le ha recomendado. Es verdad que la falta de acuerdo entre los socios comunitarios ofrece de nuevo a los ciudadanos europeos un lamentable espectáculo de desunión. “El clima que reina entre los jefes de Estado y de Gobierno y la falta de solidaridad europea representan un peligro mortal para la Unión”, acaba de decir Jacques Delors, expresidente de la Comisión. El coronavirus, en efecto, podría ser el golpe de gracia para un proyecto que, una vez superada la pandemia, tal vez tenga que enfrentarse a su demolición y, en el menos grave de los casos, a un replanteamiento de la Europa a dos velocidades. Con ser graves, los problemas de la Unión nunca serían comparables a los que afronta una España en manos de una izquierda radical dispuesta, y cada día que pasa surgen nuevas señales de alarma, a hacer tabla rasa con la España que hemos conocido desde la muerte de Franco.

En efecto, cada vez se extiende más la sensación de que en buena parte del Gobierno, desde luego en los ministros de Podemos y posiblemente en el propio Sánchez, se ha impuesto el lema del “cuanto peor, mejor”. Cuanto más profunda sea la crisis y más desarbolado quede el tejido empresarial, más fácil será imponer esa agenda social bolivariana con sabor mediterráneo con la que sueñan algunos. El espectáculo de la ministra de Trabajo de IU blandiendo un discurso típico de la lucha de clases –nunca una palabra amable para los empresarios, considerados el enemigo a batir- es la prueba del nueve de ese intento de aprovechar la crisis para tratar de imponer una agenda social y económica de izquierda radical. “Vamos a asistir al surgimiento de un nuevo mundo, con formas de democracia que aspiran a redefinir el capitalismo y a restaurar un papel central para el Estado. Occidente saldrá exhausto de esta prueba”, afirmaba estos días el político francés Pierre Lellouche en Le Figaro. Es imprescindible, por eso, que la ciudadanía empiece a movilizarse –y naturalmente la oposición, como bien acaba de hacer Pablo Casado– pensando en el día después, porque, superada la pandemia, sobre el horizonte de tierra quemada económica asistiremos al intento de acabar con el modelo de convivencia que ha proporcionado a España los mejores años de paz y prosperidad de su historia.

Fuente: Vox Pópuli, Jesús Cacho, 1 de Abril 2020

 

Selección Semanal 4 de Abril – ENTORNO DIGITAL – Estudio ZEOTAP: Cómo ayudar a las empresas a entender el entorno digital y llegar al nuevo consumidor

Los hábitos del consumidor están cambiando desde el confinamiento y las empresas tienen que conocer dónde están los nuevos consumidores para así poder crecer. Un estudio de ZEOTAP aporta las claves para que las marcas lleguen a un usuario más digital y más conectado que nunca, debido al distanciamiento social que imponen las circunstancias del coronavirus.

En primer lugar, es necesario adaptar el mensaje publicitario a las necesidades y hábitos actuales de los consumidores, marcados por el distanciamiento social y la incertidumbre financiera. Al mismo tiempo se aconseja realizar este cambio de manera positiva. Y, por ejemplo, si se trata de una empresa del sector automoción, ofrecer perspectivas de financiación altamente ventajosas para los consumidores. En otros sectores como los restaurantes, pueden ofrecer repartos gratuitos a domicilio, o los gimnasios y formación, ofertar, como algunos ya están haciendo, clases virtuales y reducir las tarifas mensuales.

Asimismo, es importante mantenerse relevante, pero no aprovechar las circunstancias para crear una relación artificial en torno al Covid-19. Es decir, no basar la conexión marca-consumidor en cuestiones caducas en el tiempo o circunstanciales relacionadas con el virus. Denotarían falta de autenticidad y a medio plazo la relación se rompería.

Otro punto clave que destaca el trabajo es reasignar los presupuestos de marketing, que han de reorientarse a los canales y entornos en los que se encuentra este ‘nuevo’ consumidor digital: soportes de noticias online, televisión por cable, apps, vídeo y social media.

También es necesario expandir las audiencias y que la situación actual está suponiendo que consumidores que habitualmente no se encontraban en el entorno online, ahora sin embargo sí lo están. Así sucede, por ejemplo, con las personas mayores que actualmente están pendientes del mail o de un sistema de videollamada como Skype, Facetime, Zoom o Google Hangout para estar en contacto con familiares que viven incluso en el mismo barrio.

Por último, el estudio aconseja pensar en el largo plazo y señala que la migración al entorno digital, junto a la adopción de tecnología para adaptar los productos y servicios al mundo online ha de ir más allá de la situación actual. La razón de ser es que todos estos cambios que están afectando a la relación marca-consumidor lo harán a largo plazo. Y estos últimos se mostrarán más abiertos a formas de conexión hasta ahora inimaginables como, por ejemplo, participar más desde casa en eventos y hacerlo en streaming o visitar apartamentos en 3D.

El estudio concluye señalando que “todas estas medidas harán que las marcas se pongan al lado del consumidor, se adapten a sus necesidades reales y hábitos de consumo actuales, que serán también los del futuro”.

 

Fuente: Financial Food, 2 de Abril 2020

 

Selección Semanal 4 de Abril – McKINSEY: Entrevista con su Consejero Delegado.

 

  • La crisis romperá ortodoxias en la manera de trabajar

 

 

Hace poco más de un mes, EXPANSIÓN se sentó con Alejandro Beltrán (Madrid, 1972), socio director en España y Portugal de una de las consultoras estratégicas más importantes del mundo, la estadounidense McKinsey (conocida popularmente como The Firm, La Empresa, por su alta influencia y por su bien engrasada estructura), para hablar de los principales desafíos que afrontaba el mundo empresarial, desde el cuidado del medio ambiente a la digitalización.

Y entonces llegó el coronavirus y lo cambió todo. Todos los planes de las compañías de medio planeta (incluidas, por supuesto, las españolas) han quedado aparcados para encarar la pandemia y el vendaval económico que probablemente se producirá a su paso. Por lo tanto, ha tenido que cambiar también el enfoque de esta entrevista, actualizada, cómo no, por teleconferencia, como mandan los tiempos.

 

McKinsey acostumbra a estudiar de cerca las tendencias políticas, económicas y sociales que se producen en todo el mundo, por lo que ya entre finales de febrero y comienzos de marzo la compañía advirtió la gravedad de lo que sucedía en Wuhan y canceló todos sus viajes de negocios. “Inmediatamente creamos un centro de atención en constante funcionamiento para atender las dudas de nuestros empleados [unos 17.000]”, explica el directivo.

 

De inmediato, como en la práctica totalidad del sector servicios, se decretó el estado de teletrabajo, algo que tampoco supuso excesiva novedad en McKinsey. “Aquí estamos muy acostumbrados a trabajar a distancia y sin estar en la oficina, por lo que la adaptación ha sido relativamente sencilla. Personalmente, admito que a mí al principio me costó un poco, pero con el paso de los días me he dado cuenta de que soy incluso más eficiente”, señala Beltrán.

 

¿Y qué hay de las empresas a las que asesora McKinsey? Pertenecen a los sectores más diversos, por lo que cada una habrá afrontado la emergencia de manera distinta. Pero, ¿servirá la crisis para un cambio de paradigma en el mundo laboral? “El cambio de paradigma dependerá, creo, de la duración de la pandemia y del estado de alarma y el confinamiento forzoso. Pero sí que creo que esto va a romper muchas ortodoxias en la manera de trabajar de muchas compañías”, asegura. “Por lo pronto, pienso que esto puede reforzar las estructuras horizontales y dar más poder al empleado de a pie, que en muchas ocasiones es el que dispone de más información. A fin de cuentas, las jerarquías te hacen ser más lento, y esta crisis demandará que las empresas tengan un comportamiento más ágil”.

 

Estado de ‘shock’

 

Beltrán señala que muchas empresas están todavía “en cierto estado de shock” y tratando de asumir el impacto sanitario de la crisis, velando sobre todo por la salud y la seguridad de sus empleados. “Es algo normal, esto ha sido nuevo para todos. Y es algo bueno, porque ahora es el momento de ser muy humanos y ponerse en la piel del otro”, señala.

No obstante, el líder de McKinsey en España recuerda la importancia de “prepararse para el mundo de después. Es esencial que las empresas hagan planes para reorganizar sus estructuras y sus vías de negocio en los próximos seis o nueve meses”.

 

Colgado del teléfono prácticamente todo el día para hablar con altos ejecutivos, Beltrán remarca “lo necesario que es un buen liderazgo en situaciones de crisis”, ya que “algunos CEO lo están llevando mejor y otros están un poco más bloqueados”. “Esto es nuevo para todos: para el profesional de a pie, para los cargos intermedios, para los directivos y para el CEO. La pandemia puede cambiar tanto la forma de trabajar como el propio entorno económico, que será muy duro tanto para las personas en general como para las empresas”, admite Beltrán, que pone como ejemplo que algunos clientes de la firma “están bajando sus ventas entre un 50% y un 60%”.

 

El directivo también apunta que la crisis puede suponer grandes cambios en el comportamiento de los consumidores vía Internet. “Ya se están viendo grandes incrementos en las compras online, y gran parte de esta tendencia se mantendrá una vez acabe la cuarentena”, avisa.

De hecho, el directivo opina que esta crisis también “acelerará la digitalización de las empresas, entendiendo la digitalización como algo estructural, de todo el proceso de producción. Y eso no tiene por qué ser malo. La digitalización no destruye puestos de trabajo, sino que los crea. Lo que está haciendo es transformar la naturaleza del trabajo. Es cierto que pueden desaparecer aquellas labores físicas más repetitivas, pero en general es un fenómeno positivo. Por ejemplo, se estima que aproximadamente el 25% del trabajo de un CEO es automatizable”.

 

Para inspirar a las empresas en estos días difíciles, McKinsey ha colgado en su web una serie de apuntes sobre liderazgo y gestión. “Lo que necesitan los líderes en una crisis no es una respuesta predefinida, sino actitudes y marcos mentales que les disuadan de sobre reaccionar ante los acontecimientos del ayer y les ayuden a mirar hacia adelante”, señala el texto.

 

Fuente: Expansión, 2 Abril 2020; entrevista de Yago González con Alejandro Beltrán: Consejero Delegado de McKinsey España y Portugal.

 

Selección Semanal 4 de Abril – CRISIS EUROPA: La pandemia hunde la actividad de la economía de la eurozona en marzo a mínimos históricos

La actividad económica en la zona euro registró en marzo un desplome sin precedentes como consecuencia de la pandemia de Covid-19 y y de las medidas de contención implementadas por los gobiernos, que tuvieron un impacto particularmente adverso en el sector serviciosItalia y España registran las caídas más intensas de la actividad.

El índice PMI compuesto de la eurozona publicado hoy por IHS Markit bajó al mínimo histórico de 29,7 puntos, frente a los 51,6 de febrero, informó IHS Markit.

En el tercer mes del año, la actividad del sector servicios en la zona euro se hundió a mínimos históricos, con una especial intensidad en Italia y España como consecuencia de las medidas de confinamiento aplicadas y las restricciones a los viajes y el turismo, lo que llevó al índice PMI del sector en la eurozona hasta los 26,4 puntos, frente a los 52,6 del mes anterior. En el sector manufacturero, el PMI cayó a 44,5 desde 49,2.

Los cuatro principales países de la zona euro analizados por la encuesta PMI registraron caídas de la actividad hasta mínimos históricos, con una particular intensidad en las bajadas observadas en Italia y España, donde el índice compuesto se situó en 20,2 y 26,7 puntos, respectivamente. En el caso de Francia, el dato bajó hasta los 28,9 enteros y en Alemania la lectura fue de 35 puntos.

En el conjunto de la economía de la zona euro, los nuevos pedidos recibidos registraron la mayor caída en los 22 años de la encuesta, mientras que la confianza de los empresarios sobre el futuro se hundió hasta su nivel más bajo desde que comenzó a recopilarse esta información en julio de 2012.

Esta incertidumbre condujo a que muchas empresas redujeran sus niveles de empleo. Según los datos de marzo, la tasa de declive de las contrataciones fue en marzo la más fuerte desde junio de 2009 y se registraron pérdidas de empleo en todos los países cubiertos por el estudio, registrando España la mayor destrucción del empleo.

Lo peor está por llegar

“Los datos indican que la economía de la zona euro ya se está contrayendo a una tasa anual cercana al 10%, y lo peor inevitablemente está aún por llegar en un futuro cercano”, ha alertado Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, quien ha señalado que “ningún país está escapando de la severa recesión de la actividad empresarial”, si bien el empleo aún no está cayendo tan rápidamente como se observó durante la crisis financiera, aunque el experto ha indicado que “sin duda alguna durante los próximos meses se verá un aumento considerable de las cifras del desempleo, incluso cuando los gobiernos de la zona euro busquen limitarlo”.

En este sentido, Williamson ha apuntado que la caída especialmente pronunciada del índice PMI del sector servicios de Italia, hasta solo 17,4 puntos, probablemente da una idea de lo que sucederá en otros países de la zona euro a medida que los cierres y confinamientos se vuelven más estrictos en los próximos meses.

Fuente: Expansión, 3 de Abril 2020

 

Selección Semanal 4 de Abril – CRISIS ESPAÑA: El Gobierno estudia ampliar el estado de alarma hasta el 26 de abril

Fuentes del Ejecutivo dicen a EL PAIS que habrá que extenderlo al menos dos semanas más

El Gobierno estudia prorrogar el estado de alarma dos semanas más de lo que actualmente está previsto, es decir que se alargaría hasta el 26 de abril, según reconocen a EL PAÍS varias fuentes del Ejecutivo. El actual periodo de alarma finaliza a las 0.00 horas del 12 de abril, tal y como autorizó el Congreso la semana pasada. De ahí que una extensión de 15 días sería hasta el 26 de abril.

Según los plazos, el Gobierno podría acordar en el consejo de ministros del martes 7 de abril solicitar al Congreso una nueva prórroga de 15 días. De ser así, se podría celebrar una votación en el Congreso durante la Semana Santa. Después, el aval del Congreso tendría que ser refrendado en un nuevo consejo de ministros.

El Gobierno ya ha señalado varias veces que el levantamiento de las restricciones será paulatino, tal y como reconoció la ministra portavoz, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros del pasado martes. Montero dijo que el levantamiento del estado de alarma será gradual, siempre sujeto a criterios científicos y técnicos, para evitar un empeoramiento de la pandemia.

 

  • El jefe de Protección Civil afirma que Italia seguirá confinada hasta principios de mayo
  • Sánchez sale del confinamiento en Moncloa para visitar una fábrica de respiradores

 

Pedro Sánchez decretó el estado de alarma para hacer frente al coronavirus el pasado 14 de marzo. El 28 de marzo, el BOE publicó el acuerdo del Congreso de los Diputados por el que se prorrogaban 15 días esas medidas. La actual prórroga se extiende hasta las 00.00 horas del día 12 de abril y se somete a las mismas condiciones establecidas en el real decreto aprobado por el Gobierno el 14 de marzo.

Ayer, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, condicionó que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, solicite al Congreso de los Diputados una nueva prórroga del Estado de Alarma a la evolución de la pandemia en los próximos días, y siempre siguiendo los criterios del comité científico.

“Teniendo en consideración que las medidas adoptadas hasta ahora están determinando unos resultados positivos, deberán ser los próximos días los que determinen una resolución -sobre una posible nueva prórroga- pero siempre bajo criterios científicos y de las autoridades sanitarias, para seguir combatiendo el virus en términos de eficacia”, ha añadido.

Fuente: El País, 3 de Abril 2020

 

Los españoles elevaron un 22% su gasto en alimentación en las dos primeras semanas de confinamiento

Los productos de alimentación se han posicionado como el principal desembolso durante la crisis del coronavirus. Así, uno de cada tres españoles realizó una compra en grandes superficies de alimentación con un gasto medio de 86 euros semanales durante las dos primeras semanas tras la declaración del estado de alarma, un 22% por encima del importe medio semanal del resto del año, que se sitúa en 70 euros.

El negocio de la logística vinculado al comercio electrónico aumentó un 19,4% en 2019

El volumen de negocio derivado de la prestación de servicios de almacenamiento, transporte y distribución vinculados a operaciones de comercio electrónico aumentó un 19,4% en 2019, cifra similar a la del año anterior. Alcanzó, de esta forma, los 1.850 millones de euros, según el Informe Especial “Logística para el Comercio Electrónico” publicado por el Observatorio Sectorial DBK de Informa.