El ‘boom’ de las artesanas se extiende por toda Catalunya.


13 Oct . 2015

1 min

CERVEZAS

Albert Sarmiento es el paradigma del cervecero artesano catalán: la persona que empezó por afición y dio el paso a comerciante. «Empecé a hacer cerveza en el 2010, por diversión, para consumir yo y regalársela a mis amigos, pero viendo la aceptación que tenía me empecé a plantear hacer negocio». El sector se movía y las perspectivas eran alentadoras para los novatos, y Sarmiento, empleado de la industria del automóvil, dejó su trabajo y a comienzos del 2014 se dedicó de lleno a hacer cerveza. «Los primeros meses siempre son complicados porque hay que dar a conocer la marca, pero cada vez va mejor. Este año las ventas han duplicado las del año pasado, y la proyección es que el próximo año se dupliquen las de este». A su cervecería le dio el nombre de Cervesa Palau. De momento fabrica cinco variedades.

Subscríbete a nuestra newsletter

Toda la información que necesitas en tu email