La OMS abre la batalla contra alimentos y bebidas azucaradas.

Más de cuarenta millones de niños en edad preescolar padecían sobrepeso u obesidad en el mundo en 2013. Un hecho que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a ponerse manos a la obra para tratar de frenar esta pandemia no infecciosa, uno de los problemas de salud pública más grave del presente siglo a nivel planetario.