La casa de comidas más hipster de Barcelona.


08 Abr . 2016

1 min

HORECA

La fábrica de la cerveza Moritz, icono de la Ciudad Condal, presume de su Louis 1856, un homenaje a los restaurantes de toda la vida, con platos culminados frente al comensal. El edificio de diseño, reformado por Jean Nouvel, también alberga bar de tapas, panadería, tienda, laboratorio de bebida artesanal y espacio para desfiles y conciertos.

Subscríbete a nuestra newsletter

Toda la información que necesitas en tu email