La crisis alimentaria desata una batalla por las nuevas despensas globales y los fertilizantes son una bomba de relojería latente


21 Jun . 2022

1 min

DISTRIBUCIÓN

Con el  conflicto de Ucrania están quedando al descubierto las raíces más profundas de la globalización, y con ello la manera en que puede ser usada como un arma de guerra muy persuasiva. En esa retícula de intereses se suma una crisis energética rampante, una epidemia no superada, la falta de grano y de fertilizantes, la interrupción de los circuitos logísticos y un problema climático severo con inundaciones y sequías en incremento. Todos ellos como un efecto dominó ponen en riesgo la seguridad alimentaria y arrasan con el status quo conocido, porque como establece José Matos, analista de Descifrando la Guerra en sus escritos, «definitivamente, la mundialización de la guerra se hará a través de los sistemas agrícolas y alimentarios…

Subscríbete a nuestra newsletter

Toda la información que necesitas en tu email