La hostelería, lista para vivir su agosto en diciembre

Diciembre en Jerez es sinónimo de overbooking en los restaurantes del centro y en muchos casos de la periferia para los próximos seis fines de semana para las comidas navideñas. A estas alturas, la mejor prueba de ello es que en un buen número de ellos ya han colgado el cartel de completo hasta el 6 de enero, la jornada de Reyes, y la última más potente en la que cada vez más familias deciden reunirse para celebrar el final de las fiestas. Lo más destacado, según el sondeo realizado por este periódico, es que estas reservas no vienen ni de semanas ni de días atrás, sino que la que menor antelación tiene es de noviembre, mientras que otras se cerraron en verano e incluso el año antes para el caso de la clientela más fiel, que intenta incluso sentarse en la misma mesa si les gusta. Lo que sí ha cambiado de unos años atrás, coincidiendo con el tirón de las zambombas y su poder de convocatoria, es el reclamo de los clientes, que prefieren reservar para almorzar en las reuniones familiares, de amigos y de compañeros de trabajo y dedicar la tarde a irse de zambombas. No obstante, los fines de semana la demanda también es muy alta para esta franja de la noche.