Los primeros venenciadores japoneses de vino Montilla-Moriles.

«Yo utilizo el Pedro Ximénez para fundirlo sobre tortitas en los postres», dice Kosya Nakase, interrumpiendo la explicación que está recibiendo sobre este vino dulce, cuya comercialización depende en parte de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, responsable del 90 por ciento de su producción.