Los vecinos de Sant Jordi denuncian una ola de asaltos en cafeterías y restaurantes de la zona.

Desde una reja forzada para llevarse más de 3.000 euros de botín a una puerta reventada para hacerse con poco más de 30 euros o asaltar un local para coger dos patas de jamón y unas botellas de whisky. Es parte del balance que, de momento, deja una ola de robos perpetrados en cafeterías y restaurantes de Sant Jordi.