Posiblemente el mejor Café del mundo.

Y ahora en Madrid. Es una de asignaturas pendientes de la gastronomía española. Y es curioso que aun siendo muy cafeteros, no en todos los restaurantes se ofrece un buen café ni se le presta la atención que se debería, algo que sí sucede en otros lugares como Portugal o a Italia, donde el uso de las capsulitas es casi residual, o en ciudades como Londres, donde hasta las tiendas de monopatines sirven su propio café y tienen su propio barista.