AB INBEV quiere sacar a bolsa su unidad de Asia.

De concretarse la transacción se agilizará el pago de su deuda, calculada en 100 mil millones de dólares.

Anheuser-Busch InBev considera sacar a bolsa una participación minoritaria de sus operaciones en Asia, lo que permitirá al grupo cervecero más grande del mundo pagar más rápido su carga de deuda de 100 mil millones de dólares (mdd).

El productor de las cervezas Budweiser y Stella Artois se encuentra en las discusiones iniciales con banqueros en Nueva York y Hong Kong, y podría concretar su salida a bolsa este año, de acuerdo con una persona que participa en las conversaciones.

El viernes Bloomberg informó por primera vez la noticia de que AB InBev podría recaudar más de 5 mil mdd en ingresos a partir de una oferta pública inicial de este tipo, lo que le daría una valoración a toda la operación asiática de alrededor de 70 mil millones de dólares.

Esta persona dijo que una valoración más realista sería de 35 mil a 45 mil mdd, y que AB InBev todavía está en la etapa de decidir qué países y activos se van a incluir.

Si la nueva compañía cotiza en Hong Kong, el umbral de salida a bolsa de 25 por ciento significa que los ingresos podrían ser de alrededor de 10 mil millones de dólares. Las acciones subieron hasta 7 por ciento el viernes antes de dar marcha atrás parte del aumento para operar con un alza de 3.8 por ciento.

Un portavoz de AB InBev no quiso hacer comentarios sobre el tema aunque comentó que el grupo “siempre busca las oportunidades para optimizar nuestro negocio e impulsar el crecimiento a largo plazo”.

Los analistas recibieron positivamente la noticia, y dijeron que una oferta pública inicial asiática ayudará a mitigar las preocupaciones de los inversionistas sobre el alto apalancamiento de AB InBev.

Las acciones del grupo cervecero fueron las segundas con el peor desempeño en 2017 en Europa, entre las acciones principales de consumo, después de British American Tobacco, con una caída de 37 por ciento.

El sentimiento se movió en contra de AB InBev no solamente por su enorme nivel de deuda, también debido a su alta exposición a los mercados emergentes, que se vieron afectados por la volatilidad de la moneda.

Los consumidores en mercados maduros como Estados Unidos y Reino Unido también beben menos cerveza, favoreciendo a los licores como la ginebra y el tequila.

“Si se confirma, la OPI de la operación de Asia probablemente sea un acontecimiento significativo” dijo Javier González Lastra, analista de Berenberg.

“Hasta este momento, la dirección de AB InBev había descartado cualquier venta adicional para reducir el apalancamiento, así que marcaría un giro de 180 grados en su actitud”.

El mes pasado Moody’s rebajó la calificación crediticia de la compañía dejándola a solo tres pasos de estar debajo del grado de inversión o en condición de chatarra.

Fuente:Pressreader