LOS PONENTES DE LA SEGUNDA SESIÓN DEL FORO DE LA CEOE

ANTONIO HUERTAS «Los españoles seremos los últimos en salir y pagaremos el precio más elevado».
SIMÓN P. BARCELÓ Apostar por la calidad y la «lucha» por satisfacer al cliente «no será suficiente»
JORGE COSMEN «Mantener el empleo y el tejido empresarial debe ser el objetivo prioritario»
IGNACIO GARRALDA Poner impuestos produciría un «fuerte deterioro económico, una debacle»
JUAN J. HIDALGO «Que piensen en nosotros. Si no nos ayudan, vamos a aguantar un telediario»
ALEJANDRO AZNAR «La economía azul es considerada por la
UE uno de los pilares de la recuperación»
JOAN CASTELLS «Las aseguradoras deben invertir en proyectos a largo plazo, no especulativos»
ANTONIO CATALÁN El Gobierno «tiene que endeudarse y aguantar los ERTE y los ICO»
JUAN P. LÁZARO «La crisis va a ser una palanca de cambios si somos inteligentes»
F. LÓPEZ SÁNCHEZ «Desde el Gobierno se está en una improvisación constante»
PILAR G. DE FRUTOS «Todos los países de nuestro entorno han aprobado medidas billonarias»
MARCOS BASANTE «Hay que estudiar las posibilidades de tener una red de abastecimiento alternativo»
JORGE MARICHAL «Las medidas tienen que llegar lo antes posible para salvar el verano»
LUIS GALLEGO «Sin aviones no hay turismo y en España, sin turismo, peligra el país»
CARMELO GONZALO «Existe una falsa sensación de que el sector está a plena actividad»
JOSÉ LUIS YZUEL El Gobierno batirá «todos los récords de este país» de cierre de empresas
A. ARIZKORRETA «No pueden desaparecer los fondos destinados antes al sector del transporte»
A. GARAMENDI «En este foro diremos lo que pensamos que es mejor para nuestro país»

 

TURISMO y SEGUROS

 

  • SOS del turismo: «Por nosotros es imposible salir»
  • Las empresas del sector y las aseguradoras reclaman al Gobierno más medidas anticrisis

 

 

El sector del turismo y las aseguradoras aprovecharon ayer la histórica Cumbre Empresarial organizada por la patronal CEOE para reclamar más medidas y más flexibilidad para afrontar la recuperación post-Covid con mayores garantías. Las peticiones fueron especialmente crudas por parte de los representantes turísticos: «Por nosotros mismos es imposible que salgamos adelante», señaló Juan José Hidalgo, presidente de Globalia, grupo dueño de Air Europa.

 

La hostelería, por ejemplo, prevé el cierre de unas 65.000 empresas y la pérdida de 400.000 empleos. Los pronósticos tampoco son mejores para las aerolíneas, de ahí que Luis Gallego, presidente de Iberia, reclamase al Ejecutivo de Pedro Sánchez medidas estructurales de apoyo ante «la peor crisis de la historia».

 

Gallego destacó que «el turismo y el aeronáutico son sectores estratégicos» y advirtió de que las compañías aéreas «saldrán más pequeñas y más endeudadas» de esta crisis.

El directivo también criticó la «reapertura desordenada y poco homogénea» que se está produciendo en Europa, pues «no ayuda nada a la recuperación». «Necesitamos un plan para ayudar a las aerolíneas a salir de la crisis más profunda de la historia de la aviación, para contribuir a una aviación más sostenible con aviones menos contaminantes, y para apoyar al ecosistema aeronáutico europeo (fabricantes, aeropuertos, aerolíneas)», reclamó Gallego en su intervención.

 

El presidente de Iberia recordó que el tráfico aéreo no se recuperará a los niveles pre-crisis hasta 2023. «Está en riesgo el tronco central del turismo», dijo, al tiempo que advirtió de que la flota de la compañía «será más pequeña el próximo lustro. Esto no es temporal, es estructural».

Gallego criticó además que las medidas de ayuda tomadas por el Ejecutivo español «han sido de ayuda, pero no son suficientes para competir con otros países, donde han sido muy superiores».

Iberia ha solicitado un préstamo de 750 millones de euros avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), mientras que otras aerolíneas en Europa han recibido montantes superiores tanto en subvenciones directas como en créditos con garantía pública.

 

CRÍTICAS

 

Otros directivos del sector del turismo, que representa alrededor del 13% del PIB de España, aprovecharon la sesión organizada por la Confederación Española de Organizaciones Empresariales para pedir al Gobierno medidas urgentes que eviten que los daños provocados por el parón de la pandemia sean aún «más devastadores» y para que se pueda salvar la temporada estival.

 

El presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Jorge Marichal, apuntó que el turismo «es uno de los sectores más afectados por la crisis cuando las medidas todavía no han llegado».

Marichal cree imprescindible que se flexibilicen los ERTE por fuerza mayor para que los empresarios puedan «ser valientes a la hora de contratar» para dar salida a la «escasa» demanda de los próximos meses. Asimismo, considera importante incentivar la demanda con medidas como la desgravación del turismo a través del impuesto de la renta para que todos puedan beneficiarse de unas vacaciones a pesar de haber sufrido la crisis.

 

José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España, que agrupa a 300.000 establecimientos en nuestro país, pidió «un Plan Marshall para el sector, como el que están aplicando otros países», mientras que el presidente del Grupo Barceló, Simón Pedro Barceló, animó a impulsar programas vacacionales subvencionados, como el Imserso, pero destinados a sanitarios y colectivos afectados por la crisis sanitaria. Esta medida «permitiría luchar contra la estacionalidad a través de programas sociales que generarían rentabilidad privada y pública».

 

SEGUROS

 

La jornada de ayer se abría con el sector asegurador, que también aprovechó para reivindicar su papel en el proceso de reconstrucción tras el confinamiento y reclamó más colaboración público-privada, más flexibilidad y menos rigidez en el sistema. «Las costuras de nuestro modelo han saltado porque seguimos pensando y actuando con esquemas del siglo pasado. Con políticas y planteamientos de hace más de 100 años los españoles seremos los últimos en salir y lo haremos, además, pagando el precio más elevado», dijo, sin ambages, Antonio Huertas, presidente de Mapfre.

Huertas completaba el panel inaugural, en el que también estaban Ignacio Garralda, presidente de Mutua Madrileña; Joan Castells, presidente de FIATC, y Pilar González de Frutos, presidenta de la patronal del sector, Unespa.

 

Entre otras cosas, los participantes señalaron que las medidas puestas en marcha por el Gobierno no son suficientes para hacer frente a la crisis y reclamaron no llevar a cabo ninguna subida de impuestos, porque eso podría provocar una «debacle económica».

Según las palabras del presidente de Mapfre, la reconstrucción de España es una «oportunidad e incluso una necesidad» para abordar aspectos estructurales de la economía para que se convierta en una «más eficiente, competitiva, resiliente y sostenible».

 

De su lado, el presidente de Mutua Madrileña, Ignacio Garralda, advirtió de que poner impuestos fuertes en una economía débil como en la española produciría un «fuerte deterioro económico, una debacle económica», y recordó que Alemania, por ejemplo, está bajando ahora impuestos.

Para Garralda, la mejor fórmula sería una mayor lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida. El directivo cuestionó cómo es posible que Portugal, que venía de una situación muy complicada después de la última crisis, tenga un desempleo del 6,4% y que en España se sitúe en el 14%.

A su juicio, esto demostraría que el tamaño de la economía sumergida en España «no es propio de una economía moderna», si bien también aconseja que la legislación laboral haga más hincapié en la protección del trabajador y no del puesto de trabajo.

 

La presidenta de Unespa, por su parte, hizo hincapié en la necesidad de fomentar la colaboración público-privada para afianzar la recuperación. «Los poderes públicos son susceptibles de aportar en diálogo la comprensión de los beneficios generalizados que una extensión del aseguramiento genera en una sociedad», subrayó. «No hay que inventar, hay que intensificar», añadió en su intervención, en la que también destacó la importancia del ahorro.

 

«Haríamos bien en aprender de esta crisis el simple principio de que ahorramos poco y que seamos capaces de comprender las virtudes que se derivan de ahorrar más», dijo González de Frutos, que también reclamó mantener los estímulos a dicho ahorro.

En este sentido, Antonio Huertas ahondó en la necesidad de elevar el nivel de ahorro de la economía como un «aspecto imprescindible para apoyar la financiación de la inversión y el crecimiento económico», especialmente en una situación como la actual.

Fuente: El Mundo, 17 de Junio 2020, R. Villaécija y M. Hernández