Resumen Semanal 17 de Octubre – RESTAURANTES: EL CIERRE DE LA RESTAURACIÓN ENFRENTA A LOS EMPRESARIOS CON LA GENERALITAT

El cierre forzoso de bares y restaurantes durante al menos quince días anunciado por el Govern y la reducción del aforo al 30% de las tiendas han dejado al sector en estado de shock. La hostelería y el comercio aún no se habían recuperado del parón del estado de alarma y de un verano a medio gas cuando se han encontrado encima de la mesa una limitación de actividad temporal que compromete aún más su viabilidad y pone en riesgo miles de puestos de trabajo, advirtieron ayer patronales y gremios.

La indignación entre el colectivo, formado en su mayoría por pequeñas empresas y autónomos, es máxima y ayer provocó una reacción inmediata y unánime de patronales empresariales, gremios y asociaciones profesionales en contra de las medidas que ultima la Generalitat. Las restricciones prevén que bares y restaurantes solo puedan servir comida para llevar y entrarán en vigor tan pronto se publiquen en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya . Varias entidades han avisado ya que las recurrirán ante el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya para intentar paralizarlas, entre ellas el Gremi de Restauració de Barcelona y Fecasarm.

“Antes de tomar una medida drástica de cierre de la actividad de la restauración, una medida que perjudica todavía más a la viabilidad económica de miles de familias, y antes de hundir la ciudad de Barcelona, se han de encontrar alternativas”, insistió ayer el director del Gremi, Roger Pallarols. La reunión que mantuvieron representantes del sector con el Govern el miércoles por la mañana fue “tensa” y provocó una profunda brecha entre el empresariado y la Generalitat. A las puertas de Palau se congregaron unos 200 restauradores, organizados de forma espontánea a través de las redes sociales, para protestar contra la decisión que anunció el president en funciones, Pere Aragonès, al mediodía.

“Estoy hundido, hoy no puedo hablar”, contestaban varios hosteleros cuando se les consultaba por las consecuencias que tendrán estas medidas para su negocio. La Confederació Empresarial d’Hostaleria i Restauració de Catalunya alertó de que el parón empeorará “la ya extremadamente delicada situación de los sectores de la industria turística y la restauración”, que arrastra caídas de la facturación de entre un 50% y un 70% en la mayoría de los casos, según una reciente encuesta de la patronal Pimec. Un 25% de establecimientos hosteleros sufre una situación tan precaria que cree que tendrá que cerrar de forma definitiva antes de que acabe el año.

Los restauradores afirmaban ayer sentirse como “cabezas de turco” y se preguntan si los brotes se están dando en su ámbito o, por el contrario, en otros contextos más difíciles de controlar por la administración. Desde Pimec se opusieron frontalmente a las nuevas limitaciones y pidieron que las restricciones sean “más graduales”. Alertaron, además, de las graves consecuencias económicas que, a su juicio, pueden derivarse de los cierres: “Un 18,7% de pymes y autónomos de Catalunya se han planteado cerrar definitivamente su empresa, y esta cifra se puede ver incrementada ante la nueva situación”.

La restauración lidera, junto a la industria turística, los ERTE activos. Muchos propietarios se han endeudado con préstamos del ICO para salvar la liquidez de su empresa y a partir del año que viene tendrán que empezar a devolver las cuotas. Los costes fijos de los establecimientos siguen ahí y, aunque puedan acogerse a un ERTE de rebrote o extender el vigente, los empresarios deberán pagar las cuotas a la Seguridad Social porque la restauración no está incluida entre las actividades especialmente afectadas por la pandemia.

“Las necesarias e inevitables medidas extraordinarias que es necesario tomar deben ser equilibradas y proporcionadas para atender con la misma intensidad tanto la protección de la salud de las personas como la condena a la pobreza de centenares de trabajadores y empresarios”, afirmaron desde Foment del Treball. La patronal que preside Josep Sánchez Llibre calificó de desproporcionadas las nuevas restricciones y urgió a dar cobertura a los más de 170.000 trabajadores de la restauración de Catalunya que deberán quedarse en casa a partir de esta semana. Desde Comertia lamentaron los “daños irreversibles” de las limitaciones. “El sector tendrá que asumir pérdidas inmediatas de producto fresco como consecuencia de tener que tirar alimentos en stock los próximos días”, afirmaron.

Todas las patronales y gremios coincidieron en exigir una adaptación de los ERTE “rápida y ágil” específica para esta situación. El mecanismo debería coordinarse con el Gobierno central, como reconoció ayer Aragonès. Los propietarios también exigieron ayudas directas para los afectados, alargar el plazo de retorno de los créditos y una exención temporal de impuestos, así como reducciones en el pago del alquiler, que la Generalitat espera solucionar a través de una modificación del Código Civil.

Cuestiones que aún no están resueltas y que han causado una gran incertidumbre en el sector.

Fuente: Maite Gutiérrez, La Vanguardia, 15 de Octubre

Comentario NP: El cierre de los bares y restaurantes estimamos que debiera ser una decisión muy meditada, por las consecuencias nefastas tanto económicas como sociales, para este Sector, tan perjudicado durante la pandemia. Otra cuestión es el cumplimiento de las medidas de seguridad, para que “no paguen justos por pecadores”. Donde haya que sancionar, que se sancione de forma ejemplar.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email