Selección Semanal 12 de Octubre – El deportista tiene mucho valor que aportar a la sociedad empresarial.

Ona Carbonell>: Los valores del deportista son extrapolables a cualquier empresa.

Los ex atletas profesionales tienen un perfil muy interesante para las empresas porque aportan valores como trabajo en equipo, capacidad de adaptación y resiliencia.

La semana pasada arrancó en el campus de Madrid de la Universidad de Navarra la primera edición del ‘Working Athletes’, programa de transición para deportistas. Un proyecto auspiciado por el Center for Sports and Business Management (CSBM) con el objetivo de ayudar a los atletas en su adaptación al mercado laboral.

Especializado en gestión deportiva, el CSBM es un centro de investigación que lleva más de 15 años trabajando para acercar la industria del deporte al mundo empresarial. Como explica su consejero delegado, Eduardo Gómez, en una entrevista con EXPANSIÓN, “fruto de esa dilatada experiencia detectamos una necesidad en el deporte español, ayudar a los deportistas profesionales en su transición al mundo empresarial”. Con ese objetivo han puesto en marcha el programa ‘Working Athletes’. La primera edición arrancó el 1 de octubre con 20 deportistas inscritos. “El curso dura tres meses, es presencial y se imparte en el campus de Madrid de la Universidad de Navarra todos los martes, desde el 1 de octubre hasta el 17 de diciembre”, explica.

Los ex atletas profesionales tienen un perfil muy interesante para las empresas porque aportan valores como trabajo en equipo, capacidad de adaptación y resiliencia. Por contra, la dedicación que exige la alta competición suele limitar su nivel académico y su experiencia laboral. “Por el hecho de ser deportistas profesionales se han dedicado a competir y no ha podido dedicarse a su formación de cara a la segunda etapa de su vida. Cuando su carrera acaba de golpe se quedan como en un precipicio, pensando ¿y ahora qué?”.

¿Qué hacer tras la retirada?

Para la mayoría de los deportistas profesionales, la retirada es un momento difícil porque implica, entre otras muchas cosas, un cambio de vida, pasando de la competición al mundo laboral. “Muchos no saben cómo dar ese salto al mundo profesional. En ese sentido hemos querido desarrollar algo que fuera mucho más que un curso de formación. Por eso hemos diseñado un programa específico para deportistas. Aunque sí se exige un nivel mínimo de estudios, no hace falta que tengan una formación determinada para acceder. Da igual su especialidad deportiva”, detallan desde CSBM. En su primera edición, el ‘Working Athletes’ cuenta con un amplio abanico de perfiles. “Hay deportistas de todo tipo, olímpicos, paralímpicos, retirados, en su última fase antes de la retirada. Tenemos desde un medallista olímpico (José Luis Abajo, ‘Pirri’, bronce en esgrima en los JJOO de Pekín 2008), a iconos del deporte retirados hace tiempo, como Perico Delgado”.

Emprendimiento

Además de dar formación, el programa del CSBM incluye un laboratorio de emprendimiento “para ayudar a los exdeportistas que quieran montar su propia empresa, que contarán con la ayuda del claustro de profesores para desarrollar un modelo de negocio”. Para los que piensen en incorporarse el mercado laboral por cuenta ajena, hay 20 empresas adheridas al programa que ofrecen becas y prácticas profesionales. “Estamos acercando el mundo de la empresa a este programa. Tenemos acuerdos cerrados con 20 empresas que se han adherido al programa ofreciendo becas para los deportistas, para que puedan financiar su matriculación. La Fundación Once, por ejemplo, nos está dando becas para el deporte paralímpico. Otras compañías como Steelcase, Tetra Pak, GAM, o Solutex van a ofrecer prácticas profesionales a los atletas del programa. También estamos en conversaciones con empresas muy grandes, de las reconocidas, que quieren sumarse al proyecto en el futuro”, adelanta el consejero delegado del CSBM.

Valor añadido para la empresa

Aunque la adaptación al mundo de los negocios puede ser compleja, las empresas valoran cada vez más el perfil del exatleta profesional. “Los deportistas podrán tener más o menos formación, pero lo que sí tienen es una experiencia, valores y cualidades que son tan importantes o más que el tener una carrera. Partimos de la base de que el deportista tiene mucho valor que aportar a la sociedad empresarial. Las empresas que se han adherido al programa del CSBM es porque quieren integrar esos valores al mundo de los negocios. Independientemente de que tengan formación, porque aquí también les vamos a formar”, explica.

Desde el CSBM defienden el valor añadido que aporta el perfil de un ex atleta al sector empresarial, un talento muy especial que puede y debe aprovecharse también en el mercado laboral. “La competición y el mundo del deporte implican que el deportista ha pasado una serie de etapas que son precisamente muy importantes en el mundo de la empresa. Etapas que han formado su carácter con valores como esfuerzo, sacrificio, trabajo de equipo, resiliencia y compañerismo. Todo eso, trasladado al mundo empresarial, aporta un valor espectacular. Como empresario, si tengo delante a una persona que encarna todos los valores de un deportista, y por otro, a un candidato mejor formado, pero que carece de esos valores, no lo dudo ni un minuto, me quedo con el deportista. A la persona la puedes formar dentro de la empresa, pero las cualidades y la personalidad, se tienen o no se tienen. Eso no se puede formar”.

Atención personalizada

‘Working Athletes’ es un servicio de asesoramiento y acompañamiento total. “Partimos de un análisis de las competencias, cualidades y puntos fuertes del deportista. Después vamos al otro lado, al de la empresa, y vemos que tipo de perfil están buscando. No se trata de un proyecto social, aunque tenga un componente social, esto va de enriquecer el puesto de trabajo con ese deportista y que ambas partes vea que se está aportando valor. Damos un servicio a medida”, valora el CEO del CSBM.

El objetivo no es sólo la formación del exdeportista, también le ayudan a encontrar el mejor puesto de trabajo acorde a sus aptitudes. “Lo primero que preguntamos al deportista es ‘¿en qué te gustaría trabajar y dónde?’. En el CSBM trabajamos con un perfil muy amplio de empresas y podemos ayudar al deportista a buscar el puesto que mejor se adapta a él y a la empresa a encontrar el candidato idóneo. Es casi como si fuera una empresa de headhunting, intentamos asegurarnos de que el perfil del deportista encaja en el puesto de trabajo. El deportista tiene que sentirse realizado, ver que tiene futuro y saber que está en un sitio donde aporta valor”.

ADESP

El programa ‘Working Athletes’ también cuenta con el apoyo de la Asociación del Deporte Español (AEDESP), con la que el CSBM colabora para “que hagan llegar toda esta información a los atletas a través de las federaciones. Pensamos que es importante que el sello deporte está detrás. Tenemos muy buena relación con todas las asociaciones del ámbito del deporte y sentimos que todas nos han dado un feedback muy positivo con esta iniciativa porque va un poco más allá de lo que hasta ahora se estaba haciendo”, valora.

Entender al atleta

Uno de los motivos por los que ha tenido tan buena acogida entre deportistas y empresas es el trato personalizado que ofrece. “Nos preocupa la persona, por eso hemos dado un paso más y hemos desarrollado un programa personalizado para cada atleta. Ponemos el foco en la persona que hay detrás del deportista, con sus sentimientos, miedos y preocupaciones. Cada uno es un mundo y tiene sus preocupaciones y a cada deportista hay que entenderlo y ayudarle desde su propia situación”.

“La formación es muy importante porque les ayuda a entender cómo es el mundo de la empresa a todos los niveles. También les enseña a tomar decisiones, a evaluar los problemas y a romper la barrera del miedo a lo desconocido, al ¿seré capaz?. Eso da una confianza enorme”.

Centrados en lo físico y en lo psicológico

“Hay aspectos del programa enfocados en ámbitos propios del deporte, como el físico y el psicológico. Hablamos de deportistas que pasan de realizar ejercicio a nivel profesional a cambiar su rutina y eso también les afecta. También tenemos un taller para hablar en público porque muchas de las salidas de los atletas van encaminadas a las relaciones institucionales, charlas para proyectar sus valores, todo eso lo hacer a través del lenguaje y les enseñamos a transmitir. Es un programa muy específico para el deportista y sus necesidades”.

Fuente: Expansión, Departe y Negocio, Sheila Matatoros, 9 Octubre

Comentario NP: Este programa de ayuda a la recolocación o Outplacement nos
parece muy interesante, ya que permitirá aprovechar los Puntos Fuertes del deportista,
sus valores y encauzarlos en una actividad adecuada a sus características. También
creemos que, en un porcentaje importante, no despreciable, hay que ayudarles a
gestionar su patrimonio personal y conseguir que cualquier inversión que realicen sea
con criterio profesional. Aquí está la faceta del emprendimiento, formación y
adiestramiento que será muy útil.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email