SELECCIÓN SEMANAL 14 Agosto – Ley Rider: Así se adaptan Deliveroo y Glovo a la nueva Ley Rider


14 Ago . 2021

6 mins

RESUMEN SEMANAL

Deliveroo ha decidido abandonar España por la nueva regulación. 

Las plataformas digitales de reparto a domicilio apuestan por diferentes fórmulas para adaptarse a la nueva regulación de sus repartidores, que se estrena mañana.

Las plataformas digitales de reparto a domicilio han apurado hasta los últimos días, pero los principales actores del sector ya van revelando sus estrategias para afrontar la entrada en vigor de la ‘Ley Rider’.

Glovo, UberEats, Deliveroo o Just Eat, las principales compañías de delivery en España, afrontan de formas muy diferentes este nuevo marco regulatorio en el que tendrán que encontrar acomodo sus riders. Todas menos Just Eat han mantenido con ellos una relación laboral de falsos autónomos, como ha sentenciado por dos veces el Tribunal Supremo en los últimos meses.

Este varapalo en forma de sentencias del Alto Tribunal no afecta a Just Eat. La plataforma de origen danés ha apostado desde su desembarco en España en 2010 por un modelo basado en repartidores con contrato laboral, ya sea con los propios restaurantes asociados con la aplicación, o mediante subcontratas con terceras empresas.

Just Eat ha supuesto un contrapunto con el resto de grandes compañías del sector, que en su momento apostaron por explotar las zonas grises de una legislación que no estaba concebida para adaptarse a la economía digital.

Sin embargo, con la entrada en vigor de la Ley Rider, Just Eat se convierte en la mejor posicionada en una transición que apenas le va a afectar. De hecho, la filial española se encuentra en plenas negociaciones con los sindicatos UGT y CCOO para la aprobación de un convenio colectivo que será pionero en el sector del delivery.

Los autónomos de Glovo

Glovo, plataforma que se disputa el liderato del sector en España con Just Eat, según un estudio elaborado por Fintonic, es la que ha apostado por un modelo laboral más dudoso en cuanto al encaje con la normativa de los riders.

La start up española anunció el pasado 28 de julio que contrataría a 2.000 repartidores, una cifra que ronda el 20% del total que operan con Glovo y que se podría ampliar en el futuro. No obstante, las intenciones de la compañía pasan por mantener al grueso de sus riders -un 80%- como autónomos.

Para ello, Glovo ha modificado varias de las condiciones que hasta ahora han regido su relación con los repartidores, siendo asesorada durante el proceso por los bufetes de abogados Roca Junyent y Sagardoy Abogados.

Entre otras medidas, los repartidores de la plataforma de las mochilas amarillas podrán elegir el momento en el que se conectan para trabajar, mientras que antes debían comunicar con anterioridad las franjas horarias en las que iban a estar disponibles. También permitirán a los riders elegir el precio mínimo de los envíos que quieran realizar, pudiendo incluso subcontratar a otros repartidores para que completen sus pedidos.

Estos cambios anunciados por Glovo ya han despertado el malestar en los sindicatos, que ven en esta maniobra un intento de sortear la Ley Rider. CCOO en Cataluña ya ha presentado dos denuncias contra la plataforma.

La primera, al considerar que este nuevo modelo mantiene la figura de los falsos autónomos en la flota de repartidores, asegurando que estos cambios solamente inducirán a una mayor precarización de los repartidores. La otra, por cesión ilegal de trabajadores en la flota de reparto de sus dark stores, restaurantes destinados únicamente a preparar comida a domicilio.

Uber: Por su parte, la línea de delivery de Uber comunicó el pasado lunes a todos sus repartidores que solo podrán seguir trabajando con su marca aquellos que cuenten con una relación laboral con alguno de sus socios de reparto. Es decir, apuestan por la subcontratación.

Este modelo de relación con los riders despierta también reticencias entre los sindicatos, que estarán vigilantes ante posibles cesiones ilegales de trabajadores, como le ha sucedido a Cabify, que el pasado marzo ya fue multada con 410.000 euros por esta infracción.

Para evitar futuras multas, las empresas de trabajo temporal (ETT) especializadas en la última milla en las que se apoye el sector serán las que deban gestionar directamente los repartos.

Deliveroo abandona

Finalmente, Deliveroo, el último de los grandes actores del sector de reparto a domicilio, anunció la semana pasada que dejará de operar en España tras seis años como referencia entre las plataformas de delivery.

El anuncio ha coincidido prácticamente con la entrada en vigor del nuevo marco legal con el que operarán estas compañías a partir de mañana, aunque en el comunicado lanzado por la compañía no se hacía alusiones directas a la nueva ley.

«Alcanzar y mantener una posición de mercado de primer nivel en España requeriría un nivel de inversión muy elevado con un rendimiento potencial muy incierto a largo plazo que podría afectar a la viabilidad económica del mercado», afirmaban.

Ahora, la compañía prepara su salida del país, no sin antes dar de alta a los 3.500 repartidores de su flota, que formarán así parte del ERE que se iniciará en septiembre, en el que también se incluyen los trabajadores de sus oficinas centrales en Madrid.

TRES FÓRMULAS Y UN ABANDONO

  • Just Eat mantendrá un modelo basado en su asociación con restaurantes, repartidores y subcontratas.
  • Glovo mantendrá un 80% de su flota como autónoma, tras hacer cambios en la relación que mantiene con los ‘riders’. 
  • UberEats apuesta por la subcontratación, algo que impulsará a las ETT especializadas en la última milla.
  • Deliveroo abandona España, al considerar que la inversión sería muy alta y tras haber cedido terreno ante sus competidores.

Jobandtalent, Mox y Deelivers se preparan para la ‘ley Rider’

Fuente: Expansión, Autor: Borja Fernández, 11 agosto 2021

 

Subscríbete a nuestra newsletter

Toda la información que necesitas en tu email