Selección semanal 17 de Julio – FINANZAS Y BIG TECH: Apple amenaza el sector del pago aplazado


17 Jul . 2021

4 mins

RESUMEN SEMANAL

 

  • El sobrevalorado segmento afronta ya amenazas regulatorias
  • Se calcula que 500 millones de usuarios han activado Apple Pay.
  • No era de extrañar que el mercado BNPL atrajera el interés de Apple. 

La noticia de que Apple tiene previsto entrar en el mercado del pago aplazado (voy Now, Pay latir), o BNPL por sus siglas en inglés, ha hecho que las acciones de las empresas asentadas del sector se tambaleen. Las australianas Afterpay y Zip y la estadounidense Affirm han perdido una décima parte de su valor bursátil.

El mercado potencial es de 30 billones de dólares (25 billones de euros). Y las previsiones de crecimiento son muy atractivas. Worldpay prevé que su uso pase del 2,1% de los pagos online el año pasado al 4,2% en 2024. El grupo de comercio electrónico Zalando incluso ha lanzado un servicio de «pruébeselo primero y pague después».

El tamaño y la fidelidad de los clientes son ventajas clave. Apple tiene ambas cosas. Se calcula que 500 millones de usuarios de iPhone han activado Apple Pay, muchos más que el total de sus rivales australianos. Si una quinta parte fueran clientes activos de BNPL, Apple se situaría en el mismo nivel que Klarna. La empresa sueca de fintech afirma tener 90 millones de clientes activos, de los cuales no todos utilizan sus servicios de BNPL.

Gracias a la publicidad, los influencers y su uso en más de 250.000 comercios, Klarna tiene una base de usuarios fieles, pero los de Apple lo son más. Además, Klarna tiene pérdidas, mientras que los grandes beneficios de Apple y sus múltiples fuentes de ingresos le dan flexibilidad para reducir las comisiones y ganar cuota de mercado. PayPal ya ha mostrado el camino al eliminar el miércoles las comisiones por retraso en los pagos de BNPL en Australia.

Si Apple siguiera adelante con sus planes, supondría un golpe para un sector sobrevalorado que ya se enfrenta a amenazas regulatorias. Pero distaría de ser una sentencia de muerte. Lo que cabe esperar es que las valoraciones se reduzcan y haya mucha más consolidación.

La ciberseguridad repunta en China

El sector tecnológico de China ha crecido más deprisa que la industria de la ciberseguridad del país. Los estímulos para esta última proceden tanto de la política del Gobierno como de las amenazas externas. Esto debería dar un impulso a las acciones de ciberseguridad locales.

El nuevo plan de ciberseguridad de Pekín requiere que industrias clave como las telecomunicaciones gasten al menos el 10% de su presupuesto tecnológico en ciberseguridad en los dos próximos años. Lo mismo se aplica a las agencias gubernamentales y a las empresas públicas. Entretanto, en septiembre entrará en vigor una nueva ley de seguridad de los datos que creará un marco legal exhaustivo para el uso de estos.

La ofensiva se engloba dentro de los esfuerzos por controlar el sector tecnológico. Pero es probable que impedir el acceso a los espías a datos chinos sea un aliciente mayor que proteger la privacidad de los ciudadanos. Esto crea una oportunidad de oro para la industria de la ciberseguridad local. Sus acciones se han comportado mucho peor que las de los gigantes de las redes sociales y el comercio electrónico locales.

A medida que Pekín dé más poder a sus agresivos supervisores de los datos, es probable que las empresas locales vean aumentados los costes de los sistemas que no cumplan la normativa.

Fuente: Financial Times, Expansión, 15 de julio 2021

Otras noticias: 

 

 

 

 

Subscríbete a nuestra newsletter

Toda la información que necesitas en tu email