Selección Semanal 20 de Febrero -LA MIRADA ECONOMICA, Profesor Gay de Liébana, COPE

Viernes, 19 de febrero: “¡Quién nos ha visto cuando éramos la octava potencia económica del mundo, y quién nos ve hoy!”¡

Una mirada hacia el Oeste, Don Carlos, no con la finalidad de recordar la épica del Viejo Oeste y de aquellos territorios sin ley que revivimos con el western, no, porque eso lo tenemos aquí, en España, cada noche, sino mirando hacia América. En ese Oeste se forja la leyenda de los EE. UU. y de su fuerza económica, ganada a pulso, con esfuerzo y talento. Otra mirada, Don Carlos, hacia el Este, a tierras asiáticas, donde prevalecen China y Japón, sin soslayar India. Orden, valores, disciplina, empeño y mucho trabajo. Y así, Don Carlos, entre el Oeste y el Este se configura el cuadro de honor de las grandes economías del mundo en 2020. EE. UU. en cabeza, con un PIB de 20,8 billones $, seguida de China con 15,2 billones que recorta distancias. Y es que mientras la economía estadounidense ha sufrido una caída del 3,4% de su PIB, la china ha crecido en 2020 al 2,3%. Japón, como siempre, en tercera posición con un PIB de 4,9 billones $ pese al desplome del 5,1% de su PIB. Y, luego, Alemania, con 3,7 billones $, aun cuando su PIB se precipitó un 5,4% en 2020.

India, en quinto lugar, con un PIB de 2,6 billones $, sobrepasando a Reino Unido con casi el mismo PIB. A continuación, Francia, con 2,5 billones de PIB, Italia con 1,8 billones, Canadá con 1,6 billones, Corea del Sur con casi 1,6 billones. Por detrás, Rusia con 1,4 billones, Brasil con 1,3 billones. Saltamos a nuestras antípodas, Australia, cuyo PIB en 2020 se contrajo y quedó en 1,3 billones. Y finalmente, en este largo recorrido por el mundo, Don Carlos, de vuelta a España, que hoy es la decimocuarta economía del mundo con un PIB de 1,2 billones $, tras la debacle del 11%, y solo por delante de México cuyo PIB se quedó en 2020 en 1,1 billones. ¡Quién nos ha visto en 2003 y 2004, cuando éramos la octava potencia económica del mundo, y quién nos ve hoy, Don Carlos! ¡Vivir para ver!

 

Jueves, 18 de febrero: Gay de Liébana alerta del riesgo de una burbuja bursátil.

Tres pistas alertan sobre las posibilidades de que en Wall Street se esté produciendo una burbuja bursátil

Tres pistas, Don Carlos, alertan sobre las posibilidades de que en Wall Street se esté produciendo una burbuja bursátil. Primera pista: el llamado indicador Buffet, parido por el oráculo de Omaha, el inefable Warren Buffet, que compara la capitalización de todas las compañías cotizadas en Wall Street con el PIB de EE.UU. Esa ratio es del 228%. Segunda pista, Don Carlos: la advertencia del Banco Mundial de que se están autoalimentando posibles burbujas en bolsa y en bonos de alto riesgo. Y tercera pista: el posible riesgo de comprar acciones a precios elevados y quedarse enganchado ahí porque ya están sobrevaloradas.

¿Por qué se estaría generando una burbuja bursátil, Don Carlos? Las respuestas monetarias de los bancos centrales y las facilidades otorgadas para que el dinero fluya con tipos de interés simbólicos ante el contundente shock de la crisis económica derivada de la pandemia, esencialmente en EE. UU., hacen que por los mercados financieros campen abundantes cantidades de liquidez, ávidas de invertirse con rentabilidades aceptables. ¿Y dónde se encuentran tales réditos? A menudo en empresas sin apenas capacidad de generar beneficios y que hoy reman por aguas bañadas por cascadas de dinero fresco, pero que bajo otras condiciones financieras zozobrarían. Y el dinero disponible no halla otras alternativas donde colocarse, ni mercados de bonos ni otros países. Y algo de reflación, Don Carlos, que significa propiciar inflación mediante estímulos fiscales y monetarios para evitar la deflación, hay en estos momentos, con lo cual la burbuja se engorda. Así que vayamos con pies de plomo porque la temperatura bursátil, al menos en el gran mercado del mundo, está subiendo tal vez demasiado, Don Carlos

 

Miércoles, 17 de febrero

Gay de Liébana: “El desprestigio del Gobierno es que no ha hecho nada para salvar la economía”

Después de casi un año de dejar tiradas a nuestras empresas, el desprestigio del Gobierno es que no ha hecho nada para salvar a la economía española

El Gobierno sigue dando vueltas a eso de conceder ayudas a nuestras empresas para evitar más mortandad. Será, Don Carlos, que la autoridad está con el coche oficial en alguna de los tantos miles de las famosas rotondas del Plan E siguiendo las indicaciones del GPS y anda perdida con el número salida que ha de tomar. Es demasiado tarde, Don Carlos, para ponerse ahora, cuando la tragedia empresarial está consumada, a pensar en alternativas de auxilio para la economía productiva de España. Marear la perdiz en un asunto tan delicado como es el del vital socorro a nuestras empresas para intentar evitar que algunas perezcan, porque lamentablemente muchas otras ya han fenecido y otras están en la sepultura, suena a juego macabro. Después de casi un año de dejar tiradas a nuestras empresas, el desprestigio del Gobierno es que no ha hecho nada para salvar a la economía española – la que más ha caído de toda Europa en 2020 -, provocando su agonía. Y podían hacerse muchas cosas, sin duda. En consecuencia, Don Carlos, infinidad de empresas que se encontraban en una situación económica y financiera aceptable cuando estalló la pandemia y que por tanto eran viables, por culpa de las medidas restrictivas impuestas a nuestra economía sin compensación ni ayuda efectiva alguna, hoy están en mortis causa. El proceder gubernamental ha derivado en que empresas viables muten a la bancarrota y no sobrevivan.

Hoy empieza el Congreso de Faconauto, Don Carlos. Si no hay ayudas para el automóvil, habrá cierres y despidos. Si no hay plan Renove, mal irán las cosas para un sector clave de la economía española. De momento, el automóvil solo recibe más palos, como el impuesto de matriculación. Y la automoción es un tesoro de nuestra economía, Don Carlos, que conviene cuidar

Martes, 16 de febrero:  Gay de Liébana elogia la labor de las familias y sociedades no financieras frente a la del Gobierno

¡Aplausos y olés para nuestras familias y empresas por su bravura financiera!

La deuda pública de España computable según el Protocolo de Déficit excesivo que en 2008 sumaba 439.771 millones €, en noviembre de 2020 se eleva a 1.312.590 millones, incrementándose en ese período en 872.819 millones, Don Carlos. Es chocante y paradójico que mientras las sociedades no financieras y las familias entre 2008 y 2020 han hecho sus deberes con el endeudamiento, el sector público, con los gobiernos de turno, se haya empeñado, incluso en años benignos para la economía mundial, europea y española, de 2015 a 2019, en acrecentar la deuda pública. De hecho, las familias, cuya deuda al cierre del maldito año 2008, cuando estalló la crisis financiera, sumaba 912.816 millones €, al finalizar 2020, con crisis derivada de la pandemia mediante, han recortado sus compromisos a 696.509 millones, lo que significa reducir sus deudas en 216.307 millones €.

Por parte de las empresas, o sociedades no financieras, su endeudamiento de 31 de diciembre de 2008, 1.261.105 millones €, se reduce a 31 de diciembre de 2020 a 942.405 millones, con lo que la poda de obligaciones de pago, pandemia y crisis también mediante, es de 318.700 millones. En conjunto, pues, familias y empresas han sido capaces en esos años de dura travesía, de ajustes económicos y de plaga vírica, de reducir sus pasivos en 535.007 millones €. Y sendos detalles adicionales. Si la financiación de las sociedades no financieras españolas al finalizar 2019 era de 892.315 millones €, a 31 de diciembre de 2020 sumaba 942.405 millones, 84% del PIB. Las familias que al acabar 2019 debían 704.006 millones €, a 31 de diciembre de 2020 debían menos: 696.509 millones, 62% del PIB. ¡Aplausos y olés para nuestras familias y empresas por su bravura financiera, Don Carlos!

Lunes, 15 de febrero: La preocupación de Gay de Liébana: “La desconfianza europea sobre España va en aumento”

En Bruselas no ven con buenos ojos que España solicite tanta ayuda. 

 

A ver qué Govern saldrá tras los acuerdos y desacuerdos de las urnasCataluña está ante una encrucijada: seguir retrocediendo en el orden económico, restando competitividad y con pocas perspectivas a largo plazo, o, en cambio, dar un paso adelante que le devuelva bríos de antaño, hoy desaparecidos. La duda es si por Cataluña contamos con algún doble de Mario Draghi, que la salve. En Roma, Super Mario forma un gobierno dando cabida a políticos, pero con peso específico de duchos tecnócratas, como Vittorio Colao, ex CEO de Vodafone, y Daniele Franco, número dos del Banco de Italia, entre otros.

La desconfianza europea sobre España va en aumento

Vayamos a Bruselas, Don Carlos, donde no ven con buenos ojos que España solicite tanta ayuda, tan multimillonarios fondos europeos y entretanto se deslicen dudas sobre nuestro sistema democrático emanadas desde el propio gobierno. Un contrasentido. La desconfianza europea sobre España va en aumento. Saltemos a Frankfurt, Don Carlos, donde se vacila sobre el generoso y barato dinero con el que se riega a España. No es de recibo depender del dinero del BCE y, mientras, reivindicar la condonación de la deuda. Acabo con brumas, Don Carlos. El déficit de 2021 será otra vez morrocotudo, pero un espectro planea sobre nuestras cuentas públicas en forma de pasivo contingente. Se ha demonizado por parte de las autoridades competentes – con interrogantes sobre lo de competentes -a varios sectores, como la hostelería y el comercio. El pronunciamiento del TSJPV sienta un precedente para que el Estado, sea la Administración Central o las Autonómicas, asuma una responsabilidad si sus actuaciones no se han ajustado a la legalidad y se ha perjudicado, al punto de tumbarlas, a empresas y perdido empleo. Y eso costará dinero al erario. ¡Turbulencias a la vista, Don Carlos!

Fuente: Gay de Liébana, Cadena COPE

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email