Selección Semanal 23 de Mayo – EMPRESA FAMILIAR: ¿Por qué saldrán antes de la crisis las empresas familiares?

 

  • GESTIÓN El peso del legado y la cultura del esfuerzo, ‘anticuerpos’ para afrontar el futuro.

 

 

El 90% de las empresas son familiares. Además de ser la base de la economía española, en su ADN puede estar el código genético para superar la crisis a la que nos arrastra el Covid-19. ¿Su mejor anticuerpo? El peso de su legado. “Ese legado les da a las empresas familiares un sentido de propósito muy útil, pues sirve de norte cuando en el entorno hay graves turbulencias como en los actuales momentos”, asegura Josep Tàpies, titular de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE y profesor de Dirección Estratégica en dicha escuela de negocios.

 

También resalta este súper poder el estudio presentado hoy, Empresas familiares: la revolución de la mayoría para salir de la crisis provocada por el Covid-19. “Las familias empresarias deben reivindicar el modelo de creación de valor y legado a largo plazo como manera de salir de esta situación. El hecho de ser miembro de una familia empresaria te hace convivir con los principios del legado, de la actividad empresarial y la creación de valor a la sociedad más allá del ganar dinero para uno mismo”, asegura Paco Hevia, director senior de Comunicación Corporativa de LLYC, que firma el estudio.

 

Continuidad de la firma

Pero, ¿por qué el legado pesará tanto en la recuperación? “En los próximos meses, y de forma indefinida, necesitaremos empresas responsables, conscientes que los vínculos que generan con sus trabajadores, clientes, proveedores y accionistas, deben basarse en la confianza. Favorecer entornos de confianza será fundamental para recuperar el pulso normal de la actividad. Esas características –proximidad con el entorno, confiables, responsables, comprometidas con el empleo y orientadas a la continuidad del negocio– son la base de las empresas familiares”, responde Fernando Álvarez, profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC y director del Máster en Dirección y Gestión de la Empresa Familiar. 

 

Responsabilidad social 

Los consumidores aprecian más que nunca la ética de la empresa que está tras la marca. Cabría pensar que las compañías en manos familiares que se jactan de la solera de sus valores juegan con cierta ventaja. Para Álvarez, “la sociedad ya no espera que sean sólo los gobiernos, sino también las empresas las que den respuesta a los problemas medioambientales, económicos y sociales, tanto a nivel local como global; está claro que las empresas familiares pueden ser la palanca del cambio necesario”. “Esta tipología de organización, de manera natural, está arraigada a un territorio determinado y tiene una vinculación muy estrecha con los grupos de interés que hay en el mismo, además de tener un gran sentido de responsabilidad social. Cuando la siguiente generación hereda la empresa sabe que lo hace con una gran carga social y un gran sentido de responsabilidad. No es lo mismo heredar una empresa familiar que acciones de alto rendimiento cotizadas en Wall Street”, incide Tàpies. 

 

La sucesión y supervivencia

En la sucesión pueden estar los telómeros del gen de la supervivencia. Según el profesor de la UOC, “las empresas que han sabido gestionar los distintos procesos de sucesión, de relevo generacional, llevan en su ADN la capacidad de adaptarse a los cambios. Ante una situación tan excepcional como la actual, será importante saber gestionar los cambios obligados y necesarios, pero manteniendo y respetando la filosofía del negocio y los puntos fuertes que le han acompañado a lo largo de los años”.

 

Estructura Financiera

Según los expertos económicos, la liquidez es en la actualidad el mayor salvoconducto para una compañía, de la índole que sea. Y como recuerda Álvarez, un factor característico de la empresa familiar suele ser su menor tendencia al endeudamiento y una mayor aversión al riesgo. 

“Las empresas familiares pueden ser una voz para el capitalismo humanista, consciente o cualquier evolución del concepto del capitalismo que sea capaz de implementar ese reclamado cambio de paradigma que surge desde el mismo corazón del sistema empresarial. Un movimiento honesto desde las empresas, empresarios y directivos, que pone en valor una gestión más moderna, eficiente, rentable, responsable y sostenible”, sintetiza Hevia, quien recuerda que tener un pasado no significa vivir anclado a él y que, con la vista al largo plazo, las empresas familiares deberán dar unos pasos para aumentar ese potencial innato de supervivencia: “Es el momento clave para que las asambleas de familia marquen la meta de las empresas familiares y aprieten filas para superar el desafío. Alinear los intereses de las diferentes generaciones de la familia empresaria en estos momentos es clave para ganar fortaleza para lo que ha de venir”. 

 

Inteligencia Emocional y la gestión

En esta situación excepcional, lo más importante será saber gestionar las emociones. Un talento que no se puede impostar y que es innato en los verdaderos líderes. “Articular correctamente la gestión de las emociones de la familia y la toma de decisiones racional de la empresa puede ser un elemento crítico para muchas empresas familiares”, advierte el profesor de la UOC. 

Todos tenemos necesidades materiales, cognoscitivas y afectivas, como recuerda Tàpies. “Las empresas familiares exitosas se preocupan de atender adecuadamente los tres niveles de necesidades de cada uno de sus empleados. Y eso crea una fuerte vinculación. La cercanía de la propiedad motiva”. 

 

Fuente: Expansión, 20 de Mayo de 2020

 

Comentarios NP: Resulta interesante la aportación de estos especialistas en Empresa Familiar, respecto a la salida de la crisis Covid-19

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email