Selección Semanal 24 de Julio – Las ventas de refrescos no se recuperarán hasta 2023


24 Jul . 2021

5 mins

RESUMEN SEMANAL

 

  • Cayeron un 46,3% en hostelería y sólo subieron un 0,5% en alimentación en 2020, aunque la industria es optimista para este verano.

 

Sara de Pablos, presidenta de Anfabra y consejera delegada de Suntory Beverage & Food Iberia. 

«2020 ha sido un año muy complicado para el sector de las bebidas refrescantes por su dependencia de la hostelería y el turismo, con una caída de ventas superior al 20%. Ahora, somos optimistas de cara al verano, que es un periodo clave para el consumo de nuestros productos, aunque no esperamos recuperar el nivel de facturación previo a la crisis -4.400 millones de euros- hasta 2023 o 2024», asegura Sara de Pablos, la nueva presidenta de Anfabra, la patronal de las bebidas refrescantes, donde se agrupan empresas como Coca-Cola, PepsiCo, Red Bull oSuntoryBeverage & Food Iberia, de la que la directiva es CEO.

Anfabra explica que entre marzo de 2020 y abril de 2021 el volumen de ventas de refrescos cayó un 46,3% en hostelería, mientras que sólo creció un 0,5% en el canal de alimentación. «Hay segmentos como la noche que están sufriendo especialmente, aunque nuestro producto no depende tanto de ella, sino que se adapta a diferentes momentos de consumo», indica De Pablos.

Menos azúcar

La directiva señala que la pandemia «ha consolidado el consumo de productos bajos en calorías, que ya suponen una de cada tres ventas y crecen de media un 5% cada año». En paralelo, también reconoce que las variedades tradicionales llevan tiempo sufriendo «una ligera caída».

En España, el 50% de los refrescos que se consumen son de cola, un 25% de cítricos -limón y naranja- y el resto se dividen entre tónicas, gaseosas y otras propuestas.

Una tendencia al alza, especialmente entre los jóvenes, es la de las bebidas energéticas. «Están creciendo, pero sólo representan todavía el 3% del total. Es un producto dirigido a adultos y a un consumo moderado. No es para niños», indica la presidenta de Anfabra. En otros mercados, la tendencia de moda es la kombucha -bebida a partir de té-, aunque en el mercado nacional no ha despegado aún. «España es más reacia a las innovaciones que otros países, en parte porque el canal que tiene la llave del mercado es la hostelería y los lanzamientos en un segmento tan atomizado son más complicados que en el canal de alimentación».

Anfabra asegura que sus empresas han reducido el contenido de azúcar en sus productos un 38% entre 2010 y 2020, cifra a la que el sector añade el compromiso de eliminar otro 10% hasta 2025.

Además, entre sus objetivos se encuentra reducir un 20% su consumo de agua y un 30% el de energía para 2025, así como usar sólo energía renovable en esa misma fecha.

La «soga» de los impuestos

La patronal de los refrescos cita estos logros y alude a la situación de crisis que vive para criticar las subidas impositivas al sector, que desde hace unos meses soporta un IVA del 21% frente al 10% que tenía antes.

«En un contexto tan complicado debería haber medidas para reactivar el consumo, como han hecho muchos países de Europa que han bajado el IVA de la hostelería. Si hay que tocar los impuestos, ahora debería ser únicamente a la baja», manifiesta Sara de Pablos.

El sector sigue en el foco del Ejecutivo y teme que se quiera establecer a nivel nacional una tasa al azúcar como la que ya existe en Cataluña. «Son impuestos sesgados e ineficaces en sus objetivos, que además afectan a la competitividad de las industrias y a los consumidores con menos recursos económicos», indica la presidenta de Anfabra.

La asociación defiende que no se ha producido ningún cambio en las tendencias de consumo en Cataluña tras la fijación de esta tasa, así como que otros países que la fijaron, como Dinamarca, están estudiando dar marcha atrás. «Las bebidas suponen sólo el 2% de la ingesta de calorías de las personas. Su fin es absolutamente recaudatorio y además es un impuesto injusto. Se nos quiere penalizar porque nuestros productos contienen azúcar, pero no se gravan otros que también lo tienen. Nos estamos ahogando y nos quieren poner la cuerda», indica la directiva.

La otra nueva tasa que soporta la industria es la de los plástico de un sólo uso. «Ocurre lo mismo que con el azúcar. Tenemos una agenda muy agresiva de reducción de plástico, con el compromiso de llegar a un 50% reciclado en 2025, pero si se nos ahoga a impuestos no se van a poder destinar los recursos necesarios a I+D, lo que al final acaba generando el efecto contrario», concluye.

Fuente: Expansión, autor: Victor M. Osorio, 21 de julio 2021

INFO SECTORIAL

 

  • Anfabra optará a los fondos europeos a través del Perte que prepara el sector agroalimentario y que pilota Fiab.
  • Los proyectos estarán basados en la innovación, la sostenibilidad y la digitalización.
  • La intención es que las grandes compañías del sector accedan a los fondos y generen un efecto tractor para otros pequeños negocios.

 

Fuente: Expansión

 

Subscríbete a nuestra newsletter

Toda la información que necesitas en tu email