Selección Semanal 31 de Agosto – Macron logra que Trump acepte una ‘tasa Google’ y salva el vino francés

El presidente francés promete a EEUU suprimir su impuesto unilateral a las tecnológicas una vez se apruebe la tasa internacional y desactiva la amenaza de aranceles al vino galo.

La espada de Damocles arancelaria que tanto le gusta esgrimir a Donald Trump dejó ayer de cernirse, al menos de momento, sobre los productores de vino franceses. El presidente galo, Emmanuel Macron, anunció que se había alcanzado “un muy buen acuerdo” durante la cumbre del G7 para “modernizar las reglas de la fiscalidad internacional” en el marco de la OCDE, así como su compromiso de suprimir el impuesto que Francia aplica a las grandes tecnológicas una vez que esa reforma se haya materializado. Una tasa que Francia aprobó el pasado mes de julio, aunque con efectos retroactivos a principios de año, y que desató las iras de la Administración estadounidense, que durante el verano había amagado con imponer aranceles al vino galo en represalia.

Aunque Trump eludió ayer pronunciarse sobre si renuncia definitivamente a la aplicación de dichos aranceles, el hecho de que compareciese junto a Macron (y asintiese ante sus palabras) para poner el broche a la cumbre del G7 celebrada en Biarritz (Francia) fue interpretado como un claro síntoma de distensión. Previamente, el propio mandatario estadounidense había anunciado que ambos países estaban muy cerca de sellar un acuerdo sobre la ‘tasa Google’ francesa tras intensas negociaciones mantenidas entre el ministro galo de Finanzas, Bruno Le Maire, y el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, en virtud del cual Francia se compromete a devolver a las multinacionales afectadas la diferencia entre lo cobrado y el canon que finalmente establezca el nuevo esquema fiscal internacional en el que trabaja la OCDE, cuya puesta en marcha se produciría a finales de 2020.

El pasado mes de julio, ante la falta de consenso europeo e internacional sobre la medida, Francia decidió aprobar de manera unilateral un impuesto a los grandes grupos tecnológicos. En concreto, un gravamen del 3% a las multinacionales con una facturación superior global a los 750 millones de euros anuales y unos ingresos de al menos 25 millones en territorio francés.

Aunque el Gobierno de Macron ha defendido que el impuesto no afecta solo a grupos estadounidenses, sino también a compañías europeas y chinas, lo cierto es que en Francia es conocida como tasa GAFA, acrónimo de Google, Apple, Facebook y Amazon, los cuatro gigantes tecnológicos norteamericanos.

La Administración Trump intentó frenar su aprobación con el anuncio de la puesta en marcha de una investigación a través de su Oficina de Comercio Exterior y la amenaza de aplicar aranceles sobre el vino francés si se determinaba que la nueva tasa penalizaba injustamente a las multinacionales estadounidenses. El intento de intimidación no surtió efecto; Francia aprobó el nuevo canon y la amenaza de un castigo arancelario ha pendido sobre los viticultores franceses durante todo el verano y que, de materializarse, hubiera abierto un nuevo frente en las turbulentas relaciones comerciales entre EEUU y la UE. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ya advirtió el pasado fin de semana de que, si Trump imponía aranceles al vino galo, la UE “responderá del mismo modo en defensa de un país miembro”.

En España, el Gobierno de Pedro Sánchez se ha mostrado en reiteradas ocasiones partidario de seguir la estela de Francia e imponer su propia ‘tasa Google’ en solitario si no se alcanza pronto un acuerdo a escala europea, una medida con la que aspira a recaudar unos 1.200 millones, previsión que organismos como la AIReF juzgan excesivamente optimista, y que se ha ido posponiendo ante la interinidad del Ejecutivo. Bruselas fue la primera en poner encima de la mesa la creación de este impuesto en marzo del año pasado con la intención de aplicarlo en todos los países de la Unión Europea de forma unánime. Sin embargo, en marzo de este año se decidió congelar la iniciativa ante el rechazo de plan por parte de algunos estados, especialmente los países nórdicos.

 

Fuente: Expansión, 26 Agosto

Comentario NP: Parece que la cumbre del G7 de Macron calma la tormenta, por ahora.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email