Selección Semanal 7 de Agosto – Ley riders – Repartidores de comida a domicilio

Situación jurídico-laboral de los Repartidores de Comida a Domicilio

Estimamos muy interesante la regularización de la situación laboral de este colectivo razón por la que vamos a analizar este asunto.

I.- Riders: situación laboral y perspectivas de futuro

Link: https://www.economistjurist.es/articulos-juridicos-destacados/riders-situacion-laboral-y-perspectivas-de-futuro/

Se estima que en nuestro país hay más de 30.000 autónomos prestando sus servicios de repartidor para grandes compañías como Glovo, Deliveroo, Uber Eats o Just Eat, cuestionándose reiteradamente la naturaleza de la relación laboral existente entre compañía y rider

Es innegable que las grandes empresas del sector delivery llegaron a España para quedarse y que su impacto en la situación económica y laboral de nuestro país ha ido ganando peso conforme estas asentaban su actividad y llegaban cada vez a más consumidores (más de 5 millones de usuarios).

La Asociación Española de la Economía Digital (Adigital) hablaba ya en 2019 de un impacto de 700 millones de euros (0,06% del PIB), cifras que podrían quedarse muy cortas para el 2020 si tenemos en cuenta la enorme incidencia que ha tenido la situación pandémica COVID19 en este sector y el aumento exponencial de su actividad derivado de las medidas sanitarias restrictivas para la movilidad, como confinamientos, cierre de locales de restauración, prohibiciones de interacción social etc. habiéndose erigido el sector delivery en una solución, un salvavidas cuando menos temporal, de multitud de autónomos y pymes dedicados al negocio de la restauración que, si bien se han visto obligados a digitalizar sus negocios para aprovechar las oportunidades del delivery, y para el caso de que sobrevivan a la actual coyuntura económica, podrán verse en una posición reforzada (por ejemplo, en gestión de pedidos online).

Riders de Glovo (FUENTE: Reuters)

Sin duda dichas empresas han transformado y dinamizado un sector que estaba anclado, encorsetado en viejas formas y que finalmente se ha acabado rindiendo a la transformación digital creando decenas de miles de puestos de trabajo. Pero, por otro lado y desde un punto de vista ciertamente negativo, estas plataformas digitales y apps (con la salvedad de Just Eat) han usado una fórmula muy cuestionada en sus relaciones contractuales con los riders, pues argumentan que son únicamente empresas intermediarias entre el comercio-vendedor (restaurante, supermercado, grandes almacenes, minoristas) y el consumidor final, siendo el repartidor según su cuestionado esquema de negocio, un autónomo “emprendedor” que presta servicios por su cuenta y riesgo y que conforme va acumulando experiencia y servicios va mejorando sus condiciones de contratación, turnos y ganancias económicas, modelo que evidentemente ha sido rechazado por los sindicatos mayoritarios de los trabajadores y calificado bajo el sistema del “falso autónomo”.

Estas plataformas digitales y apps (con la salvedad de Just Eat) han usado una fórmula muy cuestionada en sus relaciones contractuales con los riders

No es de extrañar que, dada la cada vez mayor presencia en la actividad económica de estos grupos y las constantes alusiones a la precariedad que padecen los riders en sus condiciones de trabajo se haya instado un diálogo social por parte del ejecutivo a los agentes económicos para establecer un marco normativo de dicha actividad, pues en palabras de la propia Ministra de Trabajo Yolanda Díaz, los repartidores afectados son “autónomos sin autonomía”, tratándose claramente de trabajadores por cuenta ajena a quienes debe aplicarse la legislación laboral. Opinión que guste o no a determinados sectores empresariales, es compartida por la Sala Cuarta del Tribunal Supremo que en una reciente Sentencia del Pleno declaró que la relación existente entre un repartidor (rider) y la empresa Glovo tenía una naturaleza laboral, resolución que además es apoyada por multitud de sentencias de otros Juzgados y Tribunales de orden inferior que llegan a la misma conclusión.

La idea de convertir automáticamente a todos los repartidores en asalariados es reduccionista

Pero ¿qué opinan los riders de todo esto? Pues bien, lo primero que llama la atención a estos freelance es que se esté preparando un marco normativo y no se les haya invitado a participar en el diálogo social junto con sindicatos mayoritarios y patronal que sí están en la mesa de negociación. Así lo exponía Badr Eddine, presidente de la Asociación Autónoma de Riders que indicaba que debe tenerse altura de miras en la confección de la futura Ley y se les debe permitir participar en la negociación, ya que desde dicha asociación afirman que la gran mayoría del gremio de riders desea continuar siendo autónomo, solo que, con mayor seguridad jurídica y laboral en sus condiciones, poniendo de manifiesto que la idea de convertir automáticamente a todos los repartidores en asalariados es reduccionista y puede no ser lo más acertado ya que las libertades de las que gozan (elegir cuándo y cuánto trabajan, conciliación de la vida personal, no tener un jefe u horarios fijos o poder tener otras ocupaciones al mismo tiempo) son el mayor atractivo para las personas que se dedican o buscan este trabajo. Flexibilidad que defienden, es más acorde a los tiempos actuales.

Por otro lado, desde Just Eat sí ven con buenos ojos la regulación de los riderssiempre que el Gobierno sea capaz de articular una normativa dinámica y en constante cambio, que garantice los derechos de los trabajadores y la competitividad de este tipo de plataformas. Además, entienden esencial y urgente un marco al que deban acogerse todas las empresas delivery para evitar la precariedad y la competencia desleal entre ellas, como según dicha empresa, ocurre actualmente.

La futura Ley que afectará al colectivo de repartidores a domicilio deberá, en definitiva, tratar de conciliar los aspectos más positivos y el dinamismo de estas nuevas formas de empleo, con una regulación que dote a estos trabajadores de mayor protección y seguridad jurídicas a las que atenerse y no quedar al arbitrio de las diferentes plataformas, evitando eso sí, caer en automatismos que pueden acabar por generar una pérdida drástica de empleo. El tiempo dirá. 

II.- ¿ES LA ‘LEY RIDER’ LA SOLUCIÓN DEFINITIVA DEL PROBLEMA?

Link: ¿Es la ‘Ley Rider’ la solución definitiva del problema? | Blog Laboral – Garrigues

Los agentes sociales y el Gobierno han mantenido reuniones de negociación en los últimos meses de cara a tratar de dar una solución en la legislación laboral a la situación de los denominados riders. Finalmente, en el mes de marzo de 2021 se llegó a un acuerdo que ha culminado con la conocida ‘Ley Rider’ aprobada por el Real Decreto-ley 9/2021, que prevé la modificación del Estatuto de los Trabajadores con el fin de garantizar los derechos laborales de las personas dedicadas al reparto en el ámbito de plataformas digitales. Pero, ¿soluciona esto el problema de manera definitiva? La nueva regulación plantea algunas incógnitas.

En los últimos meses han sido constantes las noticias en medios de comunicación sobre la situación de los riders, como se conoce a los repartidores de comida y otros productos a domicilio que desempeñan su trabajo a través de las nuevas plataformas tecnológicas.

Desde que el uso de este tipo de plataformas comenzó a hacerse popular, se inició un debate institucional sobre las condiciones en las que los riders realizaban su actividad de reparto y si realmente debían considerarse trabajadores autónomos (como venían siendo) o si, por el contrario, se les debía reconocer la condición de trabajadores por cuenta ajena, por concurrir las notas propias de la relación laboral.

Este debate se producía mientras se planteaban múltiples demandas judiciales por parte de riders frente a las plataformas que los habían contratado, así como se desarrollaban igualmente muchas actuaciones inspectoras. Tras diversos pronunciamientos judiciales y diferentes interpretaciones por parte de la Inspección de Trabajo, la polémica parecía quedar resuelta por la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo de 25 de septiembre de 2020, que reconocía la condición de trabajadores por cuenta ajena a los prestadores de este tipo de servicios de reparto.

Fruto de la controversia y su devenir judicial, los agentes sociales llegaron al acuerdo sobre la mencionada Ley Rider, aprobada por el Real Decreto-ley 9/2021 (publicado el 12 de mayo de 2021 y que entrará en vigor en el plazo de tres meses desde la fecha de publicación, es decir, a partir del 12 de agosto de 2021), que modifica el Estatuto de los Trabajadores en los siguientes términos:

  • En primer lugar, introduce una presunción de laboralidad a favor de los prestadores de servicios en el ámbito de las plataformas digitales de reparto. Concretamente, esta presunción aplicaría respecto de aquellas personas que presten servicios con las siguientes características:
  • Que los servicios sean retribuidos.
  • Que consistan en el reparto o distribución de cualquier producto de consumo o mercancía.
  • Que se realicen para empleadores que ejerzan sus facultades de dirección y organización, ya sea de forma directa, indirecta o implícita.
  • Que las facultades de dirección y organización se lleven a cabo por medio del uso de algoritmos (gestión algorítmica) y que este uso recaiga sobre el propio servicio o las condiciones de trabajo.
  • Que dicha gestión algorítmica se realice a través de una plataforma digital.
  • En segundo lugar, reconoce un nuevo derecho de información de los representantes de los trabajadores, quienes pueden conocer los parámetros, reglas e instrucciones en los que se basan los algoritmos o sistemas de inteligencia artificial, en la medida en que puedan influir en las condiciones de trabajo y en el mantenimiento del empleo.

A pesar de que estas modificaciones suponen la incorporación al Estatuto de los Trabajadores de dos párrafos muy breves, lo cierto es que introducen por primera vez en la normativa laboral varios conceptos novedosos, cuyo alcance sin lugar a dudas planteará múltiples interrogantes: qué se entiende por plataforma digital, qué comprende la gestión algorítmica o incluso si esta presunción de laboralidad puede ser extensible a la actividad de transporte más tradicional cuando utilice plataformas digitales.

Por otro lado, la presunción de laboralidad a favor de los repartidores debe considerarse una presunción iuris tantum, y no iuris et de iure, por lo que permite que se pueda acreditar, en determinados casos, que no concurren las notas de una relación por cuenta ajena sino de una verdadera relación de trabajador autónomo. La dificultad de regular figuras tan novedosas con parámetros y patrones tan obsoletos muy probablemente conllevará que sigamos asistiendo a conflictos e interpretaciones sobre la naturaleza de estas relaciones que siguen teniendo un difícil encaje en la normativa laboral actual.

Tampoco parece que esta cuestión esté definitivamente resuelta si observamos las iniciativas a nivel europeo. La Comisión Europea promovió en febrero de 2021 una primera fase de consultas con los interlocutores sociales destinada a incrementar la protección de las personas que trabajan a través de plataformas, por lo que, con total seguridad, también a nivel comunitario se adoptarán disposiciones legales que se aplicarán a estas relaciones.

Por tanto, estos cambios legales en España suponen el paso previo hacia futuras modificaciones en nuestro ordenamiento relacionadas con el uso de las nuevas herramientas tecnológicas, que ya se vaticinan para otros sectores de actividad en los que cada vez más se utilizan aplicaciones móviles o informáticas y predomina la figura del trabajador autónomo (traductores, cuidadores de personas dependientes o niños, profesionales a domicilio, profesores particulares y un largo etcétera) o en los que se prevén importantes cambios en el modo de prestar servicios gracias a las nuevas tecnologías.

Por el momento, en palabras del escritor norteamericano Wayne Dyer, “si cambias el modo en que miras las cosas, las cosas que miras cambian”.

Fuente: Departamento Laboral de Garrigues; Autor: Nicolás Clark, 13 mayo 2021

III.- DELIVEROO abandona España 

Link: https://www.profesionalhoreca.com/2021/08/02/deliveroo-abandona-espana/

Convulsión en el sector de la comida a domicilio tras el anuncio de que Deliveroo abandona España justo antes de la entrada en vigor de la ley rider, señalando dificultades para la viabilidad de su negocio en el país, «tras no alcanzar el rendimiento esperado».

Profesionalhoreca, rider de Deliveroo

La plataforma británica de reparto de comida a domicilio deja España. Lo ha anunciado a falta de pocos días para la entrada en vigor de la nueva ley rider, en un comunicado en el que explica su intención de «realizar una consulta a sus empleados, riders afectados e instituciones sobre el cese de sus operaciones en el país», y que en el sector se considera un simple formalismo previo al cese de su actividad en España, puesto que la decisión ya estaría tomada.

España representa menos del 2% del GTV (valor bruto de las transacciones) de Deliveroo en el primer semestre de 2021. Por ello, la compañía ha llegado a la conclusión de que «alcanzar y mantener una posición de mercado de primer nivel en España requeriría un nivel de inversión muy elevado con un rendimiento potencial muy incierto a largo plazo que podría afectar a la viabilidad económica del mercado para la empresa».

La compañía elige por ello centrar las inversiones y los recursos en los demás mercados en los que opera, ampliando su cuota de mercado en otros países más rentables. Informa además de que el cese de sus operaciones en España «estará condicionado al resultado de un proceso consultivo con los empleados afectados y con los riders». Se prevé que la consulta colectiva comience a principios de septiembre.

Tras el proceso de consulta, que durará aproximadamente un mes, y el previsible cese de actividad en España, la empresa «se asegurará de que los riders y los empleados dispongan de un adecuado paquete de compensación que cumpla con todas las normativas y la legislación local».

«La decisión de plantear el cese de nuestras operaciones en España no ha sido tomada a la ligera», señala Hadi Moussa, Chief Business Officer Internacional de Deliveroo. «Queremos dar las gracias a todos los restaurantes que han trabajado con Deliveroo en España, así como a nuestros apreciados clientes, y mostramos un especial agradecimiento a los miles de riders que han escogido trabajar con Deliveroo, así como a nuestros empleados”.

Efecto de la ley rider

Aunque en el comunicado Deliveroo no menciona expresamente ley rider, su inminente entrada en vigor (el 12 de agosto termina el plazo dado por el Gobierno a las empresas de delivery para cumplir con la nueva ley y laboralizar a sus repartidores) parece haber sido determinante en la decisión de la multinacional, ya que la nueva normativa va a elevar los costes de las plataformas de delivery, al tener que contratar directamente a los repartidores, a los que considera asalariados, o bien subcontratar flotas de repartidores a terceras empresas,

Con la salida de Deliveroo de España, sus rivales (Uber Eats, Just Eat y Glovo) van a luchar por hacerse con su cuota de mercado. Glovo anunciaba hace unos días que renuncia a subcontratar flotas de reparto: contratará directamente a 2.000 repartidores antes de que acabe el año y lanzará un modelo «inédito» con autónomos que «cumplirá los criterios que establece la normativa y los tribunales», lo que ha puesto inmediatamente en alerta a los sindicatos, que exigen al Gobierno una «especial implicación» con el cumplimiento del Real Decreto-ley 9/2021 del 11 de mayo, la llamada ley rider.

Por su parte, la Asociación Profesional de Riders Autónomos y Repartidoresunidos.org denuncian que «esta es la primera muestra de que la nueva ley rider precarizará y destruirá empleo».

IV.- Just Eat negocia el primer convenio colectivo de los ‘rider’

Link: https://www.expansion.com/empresas/distribucion/2021/08/03/61086126e5fdea585c8b45c5.html

El convenio, que negocia con CCOO y UGT, estará alineado con la ‘Ley Rider’, que entra en vigor ahora.

Just Eat, la plataforma de comida a domicilio, negocia con los dos grandes sindicatos, UGT y CCOO, sentar las bases del que será el primer convenio colectivo del sector de los repartidores de comida a domicilio en España. Este convenio colectivo será el primero a nivel nacional que ayude a organizar las relaciones laborales de la economía de plataformas en el reparto de comida a domicilio y estará totalmente alineado con la Ley Rider, que entrará en vigor el 12 de agosto.

El convenio, según Just Eat, ayudará a perfilar y apuntar elementos particulares de la economía de plataformas y la relación del entorno tecnológico, que cuenta con unos patrones de comportamiento en el ámbito de las relaciones laborales que difieren de los negocios tradicionales y donde la tecnología juega un papel fundamental.

La compañía aplica el modelo de contratación de repartidores por cuenta ajena como compañía global en más de 160 ciudades de Europa continental, y en España ya está en fase de desarrollo en la actualidad.

Se trata de un plan iniciado en noviembre pasado para poner en marcha un nuevo modelo de reparto en España a través de una red propia de personas repartidoras que trabajan bajo contrato laboral, como siempre ha defendido.

A la vuelta del verano

La plataforma, asesorada por el despacho de abogados Pérez-Llorca, ha destacado, aunque las negociaciones con los sindicatos se encuentran todavía en una fase de conversaciones, el clima de entendimiento entre las partes. Ya hay un compromiso para cerrar un acuerdo a la vuelta del verano.

La Ley Rider afecta sobre todo a Deliveroo, Glovo y Uber Eats, las grandes del delivery que funcionan con el sistema de autónomos, pero no a Just Eat, que emplea un modelo mixto de repartidores propios y subcontratación de flotas. Deliveroo anunció la semana pasada su marcha de España ante la llegada de la normativa, alegando que mantener su posición en el mercado requeriría un nivel de inversión que no se justifica con su negocio actual. Uber Eats tiene voluntad de seguir, mientras que Glovo reaccionó la semana pasada la normativa anunciando que contratará a 2.000 repartidores antes de que acabe el año, para dar el servicio en Madrid y Barcelona. En el resto del país modificará su modelo de autónomos por otro que, en su opinión, se adapta a la ley: podrán elegir cuándo trabajar o marcar sus propias tarifas.

Fuente: Expansión, 3 de agosto 2021. Autores: A. Medina y Víctor M. Osorio,

Otros artículos interesantes:

V.- Comentarios Noticias Profesionales

Logo noticias profesionales

Hemos seleccionado los artículos relacionados con este interesante asunto que afecta a un colectivo muy amplio. Se estima que en nuestro país hay más de 30.000 autónomos prestando sus servicios de repartidor para grandes compañías como Glovo, Deliveroo, Uber Eats o Just Eat, cuestionándose reiteradamente la naturaleza de la relación laboral existente entre compañía y rider.

La Asociación Profesional de Riders Autónomos y Repartidoresunidos.org denuncian que «esta es la primera muestra de que la nueva ley rider precarizará y destruirá empleo». Sin embargo, vemos iniciativas como la de Just Eat: “El convenio ayudará a perfilar y apuntar elementos particulares de la economía de plataformas y la relación del entorno tecnológico, que cuenta con unos patrones de comportamiento en el ámbito de las relaciones laborales que difieren de los negocios tradicionales y donde la tecnología juega un papel fundamental”.

El mundo del trabajo está cambiando y como una parte adopta el teletrabajo como una rutina más los dirigentes y especialistas vaticinaban un auge de lo que se viene a conocer como gig economy, y que se podría traducir como la economía de las pequeñas tareas. “…la economía de los pequeños encargos se convertirá en la tendencia principal en las oficinas en los próximos cinco años y la vida del empleado sufrirá un “cambio fundamental”.

Por otra parte, habrá que ver cómo se orienta este asunto en la Comisión Europea, tras sus consultas y encuentros con los interlocutores sociales para incrementar la protección de las personas que trabajan a través de plataformas digitales y gestión algorítmica. 

Madrid, 3 de agosto de 2021

Oscar Fernández de Pinedo

Noticias Profesionales

 

 

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email