SELECCIÓN SEMANAL NOTICIAS PROFESIONALES 3O DE ENERO – CAMBIOS EN EL GOBIERNO: Sánchez hará “cambios puntuales” en el Gobierno para evitar una guerra con Podemos, antes de las elecciones catalanas


29 Ene . 2021

13 mins

RESUMEN SEMANAL

 

  • El presidente del Gobierno no hará grandes cambios ante la salida de Illa. Se prevé el cambio de Darias a Sanidad y la posible entrada de Iceta. Pero no se llevará a cabo una reestructuración profunda del Ejecutivo.

 

 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prepara estos días los cambios en su gabinete ante la marcha del ministro de Sanidad, Salvador Illa, que hará campaña como candidato del PSC a la Generalitat para los comicios del próximo 14 de febrero. A la espera de una resolución en firme por parte del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que fije la fecha de las elecciones, en el Gobierno ya ultiman los preparativos ante la primera crisis del Gobierno de coalición.

La consigna, por el momento, es que se trata de “cambios puntuales” que no supondrán una reestructuración profunda del Ejecutivo, tal y como se planteó durante el verano Pedro Sánchez. Fuentes socialistas no descartan que el ministro Illa dimita, previsiblemente, el próximo miércoles, tras el Consejo Interterritorial de Salud, dando paso a una crisis de gobierno.

A priori, Unidas Podemos se salva de estos cambios y el todavía líder del PSC, Miquel Iceta, podría tener entrada en el Consejo de Ministros al frente del Ministerio de Política Territorial, que actualmente dirige Carolina Darias. La ministra canaria, previsiblemente, ocupará la cartera de Sanidad y tablas no le faltan porque ha seguido de cerca la actividad del ministro Illa gracias a los consejo interterritoriales de salud.

Con Iceta, el PSC mantiene su cuota en el Consejo de Ministros

Tras la fallida operación para intentar situar a Iceta como presidente del Senado, debido a que ERC lo impidió, y tras su renuncia a ser de nuevo candidato electoral a la presidencia de la Generalitat, el presidente del Gobierno baraja estos días proponer a Iceta como ministro de Política Territorial. La figura de Iceta es bien recibida dentro del Gobierno por los socialistas.

Salvador Illa, junto a Miquel Iceta y Carmen Calvo en el congreso del PSC / PSC

De esta manera, el PSC mantendría su silla en el Consejo de Ministros, con una figura de gran peso político como es Iceta y con un papel muy destacado para abordar el proceso de diálogo y negociación con el que Sánchez quiere enterrar definitivamente el proceso independentista en Cataluña tras una década de confrontación.

Los socialistas recuerdan que la actual presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ya asumió la cartera de Política Territorial en el primer Gobierno de Sánchez, en junio del 2018 y la cuota del PSC siempre ha sido una constante y respetada por Sánchez. “Su puesto sería clave para ayudar a Sánchez en Cataluña”, añaden fuentes socialistas.

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, señaló este viernes que el todavía ministro de Sanidad dejará el Ejecutivo “cuando haya fecha definitiva para las elecciones”, momento en que se dedicará por entero a la campaña electoral ya “sin tener ningún cargo”.

Castells y Escrivá, en la cuerda floja

A pesar de que el Gobierno desvele que, por ahora, sólo hará “cambios puntuales” en su estructura de poder, es inevitable mirar a los responsables de la larga lista de carteras ministeriales, la segunda más numerosa en democracia, que podrían eliminarse o cambiar a sus responsables dado el momento por el que atraviesan. Es el caso del ministro de Universidades, Manuel Castells, y el responsable de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

En primer plano: el ministro de Universidades, Manuel Castells. Foto: EFE

El primero, cuota de los Comunes dentro del Ejecutivo de coalición, se ha granjeado el ‘apodo’ entre los periodistas de “ministro desconocido” porque apenas sale a dar ruedas de prensa, ni efectúa entrevistas. Castells se ha granjeado últimamente el malestar los rectores y universitarios al no actualizar el protocolo Covid correspondiente a su área y obligar así a los alumnos a acudir a la realización de los exámenes en plena ola de frío y con los contagios disparados desde que comenzase la pandemia, tal y como publicó Economía Digital.

Así y en el ámbito universitario, ya le habrían buscado un sustituto en su ‘número dos’, el actual secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón. Señalan desde el sector educativo que Pingarrón es “mejor interlocutor” que Castells y “sería bueno colocar a un perfil técnico” al frente, señalan. Sin embargo, son más deseos que realidad. Moncloa sigue negando que se vaya a sustituir a Castells, a pesar de que fuentes de Los Comunes sí que lo dan por “amortizado”.

Por otro lado, el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, tampoco pasa desapercibido tras el ‘lío’ con la reforma de las pensiones. El profundo malestar del ministro negando que se fuera a calcular la pensión a los 35 años en lugar de a los 25 actuales, provocó una ola de críticas desde Unidas Podemos.

 

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, presumió esta semana de haber desactivado la reforma, y de tratar, de nuevo, este conflicto personalmente con Pedro Sánchez. La negativa de Escrivá contrasta con lo ya publicado por ED. Según desvelaron fuentes de su entorno, la idea de Escrivá se plasmó en un borrador que Moncloa decidió el pasado lunes no presentar en Bruselas, sino negociarlo en la mesa de diálogo social.

La ‘guerra’ Escrivá-Podemos va adquiriendo conforme pasan los días tintes de serie de ficción. Escrivá defendió que había quien se había inventado este relato, pero tras conocerse la existencia del borrador sus palabras han quedado deslucidas y el ministro en evidencia. De los nombres que más menciona la prensa como posibles ministros relevados son los de Pedro Duque (Ciencia), Alberto Garzón (Consumo) o Reyes Maroto (Turismo).

Sin embargo, fuentes gubernamentales avanzan que, de momento, esa reestructuración profunda que Sánchez pensó acometer hace meses se quedaría en ‘stand by’ ante la inminente (o esperada) celebración de los comicios catalanes. Alterar bruscamente el tablero de juego a nivel nacional podría pasar factura en las urnas para la Generalitat. Los cambios profundos, posiblemente, tendrán que esperar.

Fuente: Nuria Val, Economía Digital, 23 de enero 2021

 

Carolina Darias asume el mando de la lucha contra el Covid y Miquel Iceta, la gestión de la ‘cogobernanza’

Sánchez ha optado por una remodelación del Gobierno quirúrgica, sin aprovechar la salida de Salvador Illa del Ministerio de Sanidad para hacer más reajustes en el Consejo de Ministros

 

Sin sorpresas, Pedro Sánchez ha optado por una remodelación de gobierno quirúrgica, sin aprovechar la salida de Salvador Illa del ministerio de Sanidad para hacer más reajustes en su gabinete. Un «reajuste mínimo». La vacante del que será candidato del PSC en las elecciones catalanas será cubierta por Carolina Darias, un perfil que se situaba como el relevo natural por haber estado trabajando al lado de Illa en la gestión de la pandemia, principalmente desde la segunda ola. El cargo que la canaria deja como titular del ministerio de Política Territorial y Función Pública lo ocupará el líder del PSC, Miquel Iceta, recolocado tras dejar paso a Illa como candidato a la Generalitat y recuperando la cuota del socialismo catalán a esta cartera, que en la anterior legislatura ocupó Meritxell Batet. El presidente del Gobierno comunicó estos cambios al rey Felipe VI a primera hora de la tarde y posteriormente informó sobre ellos a través de una breve declaración de escasos cinco minutos desde las escalinatas de La Moncloa, sin preguntas de los periodistas.

 

Para lo que sí ha aprovechado Sánchez es para realizar una loa al ya candidato socialista que calificó como «honesto» y con «una vocación de servicio público centrada en las verdaderas urgencias que amenazan al país». «Ha sido un ministro extraordinario y una persona honesta que ha evitado la confrontación política», añadió en tono ya de campaña electoral, subrayando su «capacidad de diálogo», «liderazgo», «respeto» e «interlocución con las comunidades autónomas». Sobre Darias e Iceta valoró que «los avala su experiencia» y que ambos conocen «muy bien» los departamentos que liderarán. La nueva titular de Sanidad por haber estado trabajando codo con codo con Illa en la gestión de la pandemia, según recalcó, e Iceta por tratarse de «un hombre de acuerdo y de concordia» alineado con la estrategia de la cogobernabilidad, «que ha venido para quedarse», del Gobierno central y las comunidades autónomas y a quien atribuyó la vocación de construir consensos con los territorios.

En plena tercera ola y con récord de contagios en un fin de semana, la herencia que asume Darias es tan compleja como las incertidumbres que rodean los objetivos del plan de vacunación. Un 70% de la población inmunizada antes del verano. Desde el Gobierno se insiste en que se cumplirá, aunque el propio Illa lo condicionaba a que las dosis «lleguen conforme a su tiempo». Algunas farmacéuticas ya han reconocido, ante los retrasos, que no podrían cumplir con los plazos de entrega de las dosis adquiridas por la Unión Europea.

 

La herencia que a su vez recibe Iceta como enlace con las comunidades autónomas, tampoco es sencilla en un contexto en que algunos territorios, como Castilla y León, se han declarado en rebeldía al no asumir los horarios para los toques de queda establecidos en el decreto de alarma, y que el Gobierno central ya ha recurrido, y otros muchos, con independencia de su color político, exigen endurecer las medidas para combatir la tercera ola. Algunos incluso reclaman que se modifique el actual decreto de alarma para permitir confinamientos domiciliarios, a lo que el Ejecutivo se ha negado de plano hasta ahora. El Gobierno, en cambio, sigue enrocado en el actual decreto de alarma, rechazando de plano un confinamiento domiciliario como el de marzo y animando a las comunidades autónomas a que adopten las medidas que sí permite el actual texto, y que van desde el cierre de la hostelería o comercios no esenciales, a la limitación de las reuniones con no convivientes, los cierres perimetrales o el fomento del teletrabajo.

 

Su puesta de largo este miércoles como ministro en la comisión interterritorial de salud, donde volverá a recibir las presiones de los consejeros autonómicos del ramo, servirá para calibrar si hay cambios en la hoja de ruta mantenida hasta ahora, para hacerla más consensuada y común, reto que compartirá con Darias. A Iceta se le presume un perfil más afín a las tesis federalistas y, por tanto, a la cogobernanza que en las últimas semanas ha vislumbrado sus limitaciones, tanto por el choque entre administraciones como por las asimetrías que ponen en duda la efectividad de la estrategia de vacunación. 

 

Controlar la pandemia cuando el aplanamiento de la curva todavía no está en el horizonte, y garantizar los planes de vacunación, serán por tanto los principales retos de Carolina Darias tras asumir el mando de la lucha contra el coronavirus. El propio ministro saliente reconocía este martes, en su última comparecencia tras un Consejo de Ministros, que «la situación es preocupante», refiriéndose tanto a los contagios como a los ingresos en UCI. Illa ha dejado en la mesa de su despacho un documento de trabajo con indicaciones a su sustituta para abordar las respuestas contra la pandemia «a corto, medio y largo plazo». Durante una de sus últimas intervenciones tras la celebración de comité de seguimiento del coronavirus, Darias realizó una exposición en la que situó como objetivo prioritario conseguir pronto más personas vacunadas que contagiadas para alcanzar cuanto antes la inmunización colectiva.

 

El proceso será largo y complejo, según reconoció, pero defendió «la fortaleza de nuestro Sistema Público de Salud, porque recientemente hemos vacunado a 14 millones de personas contra la gripe en solo 8 semanas”. En el caso de Iceta, sus principales retos tienen que ver con apaciguar las relaciones con las comunidades autónomas y volver a encarrillar la apuesta de Pedro Sánchez por la cogobernanza.

 

Tanto Darias como Iceta tomarán posesión de sus cargos a primera hora de este miércoles en el Palacio de la Zarzuela, y apenas unas horas después presidirán la reunión de la interterritorial de salud. En la agenda del Congreso ya no aparece que Darias vaya a comparecer en la comisión de Sanidad del Congreso, donde estaba previsto que lo hiciese su antecesor antes de precipitarse su relevo, que precisamente había fijado en el inicio de la campaña electoral, que arranca la medianoche del jueves.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ocupará desde mañana la cartera de Política Territorial en el Consejo de Ministros. (EFE)

No habrá sin embargo un periodo de cortesía ni para Darias ni para Iceta al frente de sus nuevas responsabilidades. La primera tampoco parte de cero, al formar parte junto a Illa desde el pasado mes de octubre del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, pero también del Comité de Seguimiento del Coronavirus desde su creación en febrero del pasado año, y donde ha ido cogiendo un mayor protagonismo en las últimas semanas. Iceta, por su parte, ya ocupó cargos como subdirector, primero, y director, después, del departamento de Análisis de la Presidencia de Gobierno en la época de Felipe González, entre los años 1991 y 1996, y sabe bien cómo funciona la administración.

«Estoy donde puedo ser más útil»

«Yo no me he movido nunca por conveniencias ni comodidades personales, estoy donde puedo ser más útil. Eso he hecho en estos últimos meses apasionantes, en los que he sentido que ha sido un honor servir a este país en esta posición, pero que cómodos no han sido. Me voy a otra responsabilidad que también anticipo que no va a ser cómoda, justamente. Pero me he movido siempre así, buscando aquello que mis compañeros y yo mismo consideramos que pueda ser más útil», ha asegurado Illa en su última comparecencia después del Consejo de Ministros.

 

Tras un año al frente de la cartera que ha cobrado una importancia inusitada debido al estallido de la pandemia, Illa ha afirmado que se siente «un servidor público» y ha subrayado que, tal como prometió, ha estado dedicado «al 101%» en su tarea como ministro de Sanidad y ahora se va a centrar al 101% en la campaña electoral que empezará en Cataluña de cara a las elecciones del 14 de febrero. «No me arrepiento de nada de lo que he hecho, dejo mis responsabilidades cuando lo tengo que hacer», ha concluido en su despedida pública del cargo.

 

Fuente: El Confidencial, 26 de enero 2021

 

Subscríbete a nuestra newsletter

Toda la información que necesitas en tu email